Características y cuidados del gato persa

18 de noviembre del 2017

El pelaje de estos animales es espeso y requiere de varios cuidados específicos por parte del dueño.

Características y cuidados del gato persa

Los gatos persas pesan entre 3.5 y 7 kg y miden aproximadamente 50 cm., tienen cara ancha, su nariz es chata, mejillas sobresalientes y orejas redondeadas. Este tipo de gatos tienen una manera particular de menear la cola, le gusta que sus dueños los peinen, jueguen con ellos y que los consientan.

El pelaje de estos animales es espeso y requiere de varios cuidados específicos por parte del dueño. Es importante que su pelo sea cepillado con un cepillo adecuado para evitar que se formen nudos en la piel del animal y pueda irritarse. Es indispensable utilizar un champú seco para darle suavidad.

El gato persa es un animal de interiores, le encanta tener objetos donde rascar, jugar y marcar territorio dejando su olor, por eso es importante que para estimular el juego el animal tenga en su habitación un par de juguetes para probar sus habilidades.

Son criaturas elegantes y señoriales, además de amorosos, tranquilos y fieles, no tienden a tener un temperamento fuerte, todo lo contrario son gatos amables, dulces y dóciles. Les encantan recostarse en el sofá más cómodo y desde ahí observar cada cosa que sucede en la casa, lo más seguro es que escoja el espacio del dueño.

Al gato persa no le gusta salir a tomar el sol y poco se le ve que cazar, por lo consiguiente es muy buena compañía para tenerlo en un apartamento. Pueden vivir entre 15 a 20 años y les encanta ser el centro de atención.

En cuanto a la alimentación no es recomendable darle sobras de comida por tener cantidades de sal que podrían causarle problemas renales o que van a engordarlo. Se debe evitar en lo posible suministrarle snacks porque podría sufrir fácilmente de sobrepeso afectando sus articulaciones.

Es importante tener en cuenta que los gatos necesitan su privacidad cuando van a comer y además como no se adecúan a los cambios, el dueño debe escoger un lugar para darle comida y no moverlo, de esa manera se acostumbrará a hacerlo siempre en el mismo sitio.

No son nada independientes y carecen de instintos de defensa, por lo mismo hay que evitar dejarlos en el exterior sin supervivencia su instinto de cazador no es muy desarrollado. Hacen poco ruido, su voz es débil y maúllan poco, les gusta seguir a su dueño como un perrito y casi siempre se duermen cerca al regazo de su propietario.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO