¿Qué tan necesario es bañar a su gato?

30 de noviembre del 2017

A pesar de que el gato pasa varias horas acicalándose, si es necesario.

Gato

A pesar de que el gato pasa varias horas acicalándose, y aunque usted no lo crea, es necesario darle un baño.

Al ser un animal de poco socializar, los felinos tienen una características que lo hacen únicos. Su limpieza. Un gato puede pasar más de ocho horas al día limpiándose gracias a las textura puntuda que tiene la superficie de su lengua, llamadas papilas cónicas.

Los mininos pasan bastante tiempo retirando la piel muerta y los pelos sueltos de su cuerpo ya que estos suelen tener un olor que no es de su agrado.

Felinos de la vida silvestre -y sus antepasados-, solían dejarse este impurezas en el cuerpo para no ser reconocidos por otros animales.

Por tanto, los felinos presentan buenos hábitos higiénicos, así que el baño no es un tema tan obligatorio aunque es bueno. Si su gato es de pelo corto, la frecuencia del baño es menor, puede ser cada dos meses, pero si pasa mucho tiempo al aire libre o es de pelo largo, lo recomendable es bañar el gato una vez al mes.

No es bueno hacerlo tan seguido, ya que así se eliminan los aceites naturales de la piel.

Es importante acostumbrar mal animal desde pequeño, en su etapa de socialización, entre los dos y tres meses de edad. Así el contacto entre el minino y el agua será algo más común y seguro.

Para bañar a su gato, disponga de tiempo, porque será un proceso lento y se debe mantener la calma, estos felinos son muy nerviosos, y los ruidos extraños y la tensión harían de esta experiencia algo traumático.

Ármese de unos buenos guantes, como de jardinería y algo que tenga mangas, para evitar sufrir de los fuertes rasguños. Hágalo en una bañera o en un espacio adecuado para el tamaño del animal -como el lavaplatos-, y luego coloque una alfombrilla debajo, para así evitar que se resbale con sus uñas o garras.

Al abrir la llave del agua, deje que corra un poco y en una temperatura tibia, unos 30°, así el gato se sentirá más tranquilo.

Consiga un champú especial para felinos, ya que ellos en su piel tienen un pH diferente al nuestro. Empiece desde la parte inferior hacia el resto del cuerpo, así ganará la confianza del minino. Luego enjuague cuidadosamente para no dejar restos del champú o jabón.

Para secarlo, hágalo despacio con una toalla suave, hablándole y con mimos, puede utilizar un secador, pero que no haga tanto ruido y no poner tan nervioso el animal. Puede darle una recompensa, como yogur o pescado, lo que le hace entender que hizo algo bueno.

Otras alternativas, son los baños en seco, que son con champú en polvo, solo hay que pasar el cepillo por la mascota de manera adecuada.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO