Consejos para llevar a su mascota a la oficina

Consejos para llevar a su mascota a la oficina

20 de marzo del 2017

Hoy en día hay empresas en las que el jefe está de acuerdo en que el empleado lleve a la oficina su mascota, con el fin de tener un momento de diversión con los seres de cuatro patas. Trabajar con mascotas puede reducir  el estrés, mejorar la comunicación entre los compañeros y tener un momento diferente mientras se realiza un informe.

Sin embargo, no todo es color de rosa, pues la decisión de llevar una mascota debe ser consultada y aceptada por todos los integrantes del equipo y establecer unas reglas básicas si es posible con anterioridad, para así no tener ningún inconveniente a la hora de llegar con las mascotas.

En primera instancia es importante que todos los compañeros estén de acuerdo con la decisión, sobretodo para no tener inconvenientes con esas personas que sufren de alergia a los perros por su pelo o tienen alguna fobia con un animal. En este caso, se deben poner de acuerdo cuáles son las reglas que se debe seguir para tener un buen día en la oficina.

Por otro lado debe existir un plan de contigencia por si alguna mascota ocasiona algún daño. En general los animales cuando están en un lugar que desconocen puede volverse hostiles y agredir a otros. Por eso es importante que desde antes el propietario del animal se comprometa a asumir cualquier daño que ocasione el canino o felino en el lugar de trabajo.

Un tema para tener en cuenta es la cantidad de mascotas que se puedan llevar a la oficina. El líder de la actividad en la oficina debe establecer cuál es el aforo de  animales. Para este ejercicio es bueno tener un calendario con los días establecidos en las que llegarán las mascotas al lugar de trabajo, además de hacer equipos en los que se puedan unir por razas o tamaños.

Es de suma importancia que en la oficina se recoja cualquier elemento que la mascota pueda dañar. Es importante que cada dueño de mascota pueda retirar o recoger objetos de cableado, mantenerlos alejados de la basura, papel u otros objetos que puedan despedazar. También es recomendable que cada propietario de mascota se asegure de llevar todo lo que pueda requerir el animal en la oficina, como comida, juguetes, su propia cama si es posible, y también es responsable de la limpieza y  de algunos accidentes fisiológicos que se puedan presentar.

Es importante que si la mascota no se encuentra en perfectas condiciones, o si es demasiado hiperactiva, agresiva o si se asusta con las personas, es recomendable no llevarlas a la oficina pues puede ocasionares miles de dolores de cabeza y la productividad del día se perdería.