Enfermedades raras que se presentan en los gatos

pixabat

Enfermedades raras que se presentan en los gatos

5 de febrero del 2019

Los gatos conforman una especie de atributos únicos y especiales. Las enfermedades presentes en ellos pueden ser tratadas de forma natural y con un método basado en medicamentos.

Escuche por qué se conmemora el Día Internacional del Gato:

Sin embargo, hay enfermedades en los gatos que no son comunes y que pueden llevar a la muerte del animal. Aunque son pocos los mininos que llegan a padecer estas enfermedades, hay que estar atentos a la salud de los gatos, ya que un diagnóstico a tiempo puede ayudar a salvar la vida del animal.

Hiperestesia felina: Este padecimiento se centra en los nervios del felino. Generalmente, el gato que tenga esta enfermedad, puede presentar comportamientos diferentes como aumento de actividad, convulsiones y vocalizaciones extrañas.

Cushing: La afección de Cushing, se basa en lesiones en la piel. Además el gato muestra pérdida de pelo en zonas donde los huesos son largos, en los costados y en el abdomen. Por otra parte, el minino con esta dolencia tiene piel débil y delgada, debido a esto se dificultan los procesos de cicatrización y se aumenta la posibilidad de contraer bacterias.

Acromegalia: Dicha enfermedad se da por la sobreproducción de la hormona del crecimiento y aparece un tumor en la glándula pituitaria. En resultado a esto, los gatos resultan de gran tamaño, cabezones y con órganos muy pronunciados.

Sarna notoédrica: El malestar se genera debido a un tipo de ácaro que se aloja en el pelaje del gato. Este parásito conlleva a una intensa piquiña en la zona de la cabeza, cuellos, orejas y garras.

Síndrome Key-Gaskell: Este es una anormalidad del sistema nervioso. Los gatos con este padecimiento presentan falta de apetito, deshidratación, dificultad para comer, baja frecuencia cardíaca y vómito.

Peritonitis infecciosa: La enfermedad se manifiesta desde que son crías y se da mediante un virus. Los signos de este trastorno son falta de apetito, pérdida de peso, presencia de líquido abdominal, convulsiones y dificultad para respirar y caminar.