Una infección peligrosa para el corazón de perros y gatos

Foto: Shutterstock

Una infección peligrosa para el corazón de perros y gatos

9 de julio del 2017

La dirofilariosis es una enfermedad causada por gusanos en el corazón o pulmones, que causan una infección parasitaria en los gatos y perros.

Los síntomas varían dependiendo del animal, pero para ambos puede causar la muerte. La evolución de la infección es lenta, pero produce síntomas graves a nivel respiratorio y cardíaco.

¿Cómo adquieren las mascotas la dirofilariosis?

La infección se transmite por las picaduras de distintas especies de mosquitos, que dejan un parásito en las mascotas. Este se desarrolla por la alta temperatura corporal con la que cuentan los animales.

El gusano es delgado como la punta de un alfiler y se aloja fácilmente en las paredes de las venas más grandes. Puede vivir en su huésped, bien sea el perro o el gato, de seis a siete años aproximadamente, aunque en los gatos suele durar menos tiempo.

Hay que tener en cuenta que en los caninos y en los felinos, los síntomas se presentan de modo distinto y se debe estar atento para poder identificarlos.

Perros

Cuando la enfermedad es moderada, se pueden desarrollar síntomas como un sonido anormal en los pulmones o la intolerancia al ejercicio.

No obstante, si la enfermedad se encuentra en estado avanzado, los signos aumentan a la dificultad para respirar, un aumento en el tamaño del hígado, pérdida de conciencia e, incluso, sonidos extraños en el corazón.

Gatos

Para los felinos, los síntomas son: la pérdida de peso anormal e una inusual inactividad. En cuanto a afectaciones respiratorias, se puede presentar respiración con la boca abierta, jadeo excesivo, acompañado de problemas gastrointestinales como el vómito.

El padecimiento podría desaparecer repentinamente; pero si empeora, el felino puede sufrir de convulsiones e, incluso, muerte súbita.

Lea también: Cerdos miniatura, nueva tendencia en mascotas

Es importante que el diagnóstico de la mascota sea correcto. Además es vital, llevarlo al veterinario para que le realicen pruebas sanguíneas, radiografías o ecografías a consideración del médico.

Posteriormente, el tratamiento para la mascota se realiza mediante medicamentos que destruyan el gusano y su eficacia depende del estado de la salud del animal.

Es importante que los dueños cuiden mucho la salud de sus mascotas y sigan las indicaciones médicas pertinentes para evidenciar una mejora.