El perro más amado de la red

El perro más amado de la red

2 de abril del 2012

Si Angelina Jolie o Brad Pitt caminan por las calles de cualquier ciudad de inmediato causarían conmoción al ser reconocidos por los transeúntes. Flashes de cámaras y solicitudes de autógrafos no se harían esperar. Situación que también genera Boo, un perro de raza Pomerania. Gente en los cinco continentes saben quién es y lo pueden reconocer. Su fama ha logrado un contrato para publicar un libro, un peluche fabricado a escala real y tres millones y medio de seguidores en su página de Facebook que aumenta cada día.

Boo se hizo popular a través de YouTube, cuando su dueña decidió mostrarle al mundo que su cachorro era único. Aunque el pomerania se caracteriza por tener una melena larga que lo hace ver como león miniatura, Boo es peluqueado para que parezca un osito. Su pequeña cabeza queda redondeada a la perfección y también sus patas. No es raro que la gente piense que es de peluche cuando lo ven en fotos.

Pero el corte de pelo fue accidental. Al parecer, Boo estaba tan enredado que el peluquero dijo que era imposible pasarle el cepillo. Entonces decidieron cortar los nudos casi a ras, y a medida que el pelo crecía el cachorro fue adoptando la apariencia de un osito. El éxito del corte fue rotundo y, aunque ya no está enredado, aún lo mantiene, lo que lo diferencia de cualquier otro perro de su raza.

Su dueña prefiere el anonimato, pero se le conoce como J.H Lee. Cuenta que todo comenzó como un chiste: “Creamos la página de Facebook para Boo solo porque a mis amigos les encantaba ver fotos de mi perro”.

El Pomerania, por su particular estilo,  consiguió que una editorial quisiera hacerle un libro, que se encuentra en el mercado por 15 dólares. En él se pueden ver fotos de Boo dormido, dando paseos, disfrutando su comida, junto a sus juguetes y mejores amigos.

El mundo entero está enamorado de Boo, y la marca de peluches GUND fue generosa al momento de decidir crear la réplica perfecta del perro más tierno del mundo, para que sus fanáticos puedan saciar su amor. El juguete salió hace dos meses al mercado y cuesta 25 dólares.

La cuenta de Facebook de Boo crece a cada minuto. Está a punto de completar 2 millones de seguidores y cada foto que sube recibe casi 300 comentarios en menos de dos horas. Todos diciendo lo mismo: “¡ay qué lindo!” “¡Quiero uno igual!” “no puede ser, es muy tierno”. El club de admiradores de Boo incluye celebridades como Khloe, una de las hermanas Kardashian, que puso una foto de él en su blog; y la modelo Sky Ferreira que  trinó: “Conocí a Boo. Casi me desmayo”. Dentro de los próximos planes de Boo, está protagonizar el comercial para una de las nuevas aplicaciones de Google.