Enfermedades comunes en perros durante el verano

12 de junio del 2018

Es importante prevenir las enfermedades que pueden aparecer en los perros durante la temporada de calor.

Enfermedades comunes en perros durante el verano

Ya que el tiempo seco está próximo a aparecer en Colombia, es importante que tenga en cuenta las recomendaciones profesionales para evitar patologías como la otitis, dermatitis y alergias en la piel, problemas digestivos o gastrointestinales e infecciones de vejiga, parásitos externos o cistitis, que pueden aparecer en los perros durante el verano.

El cambio de clima y de rutinas normalmente son causas de algunos desajustes de salud en los caninos. Por eso, durante el tiempo seco puede aprenda a identificar estos padecimientos con facilidad.

Si su perro se se rasca las orejas frecuentemente, sacude la cabeza constantemente, le huelen mal los oídos o segregan mucha cera, es posible que tenga otitis. Para prevenirla se recomienda una limpieza cuidadosa cada 15 días o como mínimo cada semana revisar sus oídos para comprobar si necesitan una limpieza.

Los parásitos externos también pueden aparecer por el verano. Las garrapatas, pulgas y mosquitos pueden atacar a los perros, así que es muy importante protegerlos. Se recomienda utilizar regularmente elementos anti pulgas o un collar antiparasitario para evitar que traspasen su piel y afecten su salud.

La Cistitis, o los problemas en la vejiga, son otro mal que pueden padecer. Los síntomas urinarios aparecen cuando las bacterias ascienden desde el exterior por las vías urinarias y causan una infección en la vejiga. La cistitis afecta por lo regular a las hembras, por sus conductos urinarios más cortos. La necesidad constante de orinar y la aparición de sangre o color turbio en la orina son síntomas habituales. En este caso es necesario recurrir al médico veterinario de confianza.

Los síntomas de los problemas intestinales son diversos y pueden provocar desde pérdida de apetito, vómitos, diarrea y hasta estreñimiento en los perros que cambien su dieta regular o coman plantas. En este caso se recomienda consultar a un veterinario para que él dé un diagnóstico y tratamiento. Lo que se puede hacer es encargarse de verificar la dieta para evitar estos problemas.

Por último, está la dermatitis y problemas en la piel. Las infecciones y alergias aparecen en las altas temperaturas y por eso provocan la presencia de caspa, irritación y bultos en la piel y la caída del pelo. Lo más conveniente para intentar evitar que se produzca la dermatitis es bañar a su mascota con champú antiséptico por lo menos dos veces a la semana. Si el problema es drástico, debe ser dirigido a un centro veterinario.

Lo más importante en la temporada de calor es el cuidado y la prevención de los dueños, así como la eficiente reacción ante algún caso de enfermedad o accidente. Independiente de la raza del perro, todos son propensos de sufrir problemas digestivos o gastrointestinales e infecciones de vejiga, parásitos externos, o cistitis. 

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO