Enfermedades humanas que también sufren los animales

Enfermedades humanas que también sufren los animales

2 de julio del 2018

A los seres humanos los aqueja diferentes enfermedades que se ven reflejadas en el estilo de vida. Esto no es un problema único en las personas. Algunos animales también padecen las mismas enfermedades que las personas.

La diabetes, es una enfermedad asociada a la incapacidad del cuerpo para regular el azúcar en la sangre, haciendo que se produzca menos insulina. En los perros y gatos esto no es diferente. Algunos gatos la padecen debido a la falta de ejercicio y la incorrecta alimentación, haciendo que su masa aumente y puedan ser más propensos a estas enfermedades; en los caninos se puede presentar por la incapacidad del páncreas de crear insulina suficiente o cuando el cuerpo no la puede usar.

La mayoría de perros sufre por el déficit del páncreas, por lo que es necesario administrarles insulina. En los felinos por el contrario, es más común que su cuerpo la produzca pero no en las cantidades necesarias, tal y como pasa en las personas.

Los problemas de tiroides también pueden estar presentes en el cuadro clínico de las mascotas. Esta enfermedad se presenta en los animales con tumores en la glándula tiroidea. El hipotiroidismo tumoral en los perros, suele ser maligno, dado que tiende a hacer metástasis en otras partes del cuerpo; mientras que en los gatos, en su mayoría, son apariciones de tumores benignos que normalmente no se propagan a otros órganos. Aunque pueden provocar sobreproducción de hormonas.

La glándula tiroidea produce hormonas esenciales para la regulación de algunas funciones del organismo. El hipotiroidismo es el desequilibrio hormonal más común en los caninos, que es cuando el cuerpo no produce suficientes hormonas tiroideas. Esta funciona de la misma forma en los gatos.

Es la hipertensión pulmonar otra de las enfermedades humanas que se pueden presentar en los animales domésticos más comunes. Esta afección pulmonar en las arterias de los pulmones eleva la presión sanguínea en ellos, provocado mareos, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

Estos animales también pueden presentar enfermedades mentales como depresión o ansiedad, incluso epilepsia. Por eso es importante estar atento a cualquier cambio en su comportamiento, estado anímico, contextura y alimentación.