Enfermedades renales en perros y gatos

Enfermedades renales en perros y gatos

17 de marzo del 2019

El 14 de marzo fue la conmemoración del Día Mundial del Riñón. En esta fecha médicos y especialistas se encargan de publicar todo tipo de consejos para contrarrestar y solucionar problemas renales de las personas.

Sin embargo, perros y gatos también sufren daños en los riñones por consumir alimentos que no deben y por tener contacto con elementos contaminados con baterías que afecten su organismo.

Estas son algunas de las enfermedades renales más comunes que sufren estas mascotas:

Insuficiencia Renal 

Es la enfermedad renal más común que pueden sufrir tanto perros como gatos, aunque es más frecuente en los felinos. Consta de la perdida progresiva del funcionamiento básico del riñón, es decir, que no limpia en su totalidad  las sustancias nocivas y minerales que se concentran en la sangre y orina.

Se presenta más en los perros y gatos adultos, aunque los de edad temprana también pueden sufrir la enfermedad. Los perros en particular presentan insuficiencia renal crónica, esto significa que se produce un deterioro progresivo en el órgano durante meses e incluso años.

Un signo común de los perros que tienen esta enfermedad es que consumen más agua de lo normal, pero realmente cuando se identifica el problema puede que la insuficiencia haya progresado.

En el caso de los gatos, presentan insuficiencia aguada y crónica. La crónica causada por consumir alimentos muy altos en fósforo, es recomendable comprar una purina que no contenga altos índices de este componente. Esta tipo de insuficiencia puede ser trata con medicamento.

También puede presentar insuficiente renal crónica que es muy común en los gatos adultos, cuando se detecta es un poco difícil contrarrestar por completo, es necesario buscar el tratamiento médico más adecuado.

Nefritis intersticial crónica en gatos

Es causado por la frecuente insuficiencia renal que tiene un felino. Consta de un cambio del tejido renal que con el tiempo se vuelve fibroso. Comienza con un calculo que se queda “encajado” en el uréter, obstruyendo el paso normal de la orina del riñón a la vejiga.

Cuando el riñón sano no puede suplantar la función renal de los dos riñones, los gatos comienzan a tener los siguientes síntomas: anorexia, decaimiento, vómitos y retención de líquidos.

Es necesario realizar revisiones periódicas preventivas para detectar pronto esta enfermedad que perjudica la vida de los gatos.

Leptospirosis Canina

La enfermedad es causada por la bacteria de Leptospira. Los perros tienden a contraerla por poner en contacto heridas abiertas con un perro que tenga la bacteria. También por consumir alimentos contaminados.

Cuando esta bacteria entra en contacto con la sangre del perro y pasa por el riñón afecta el tracto renal produciendo un fallo, transformando principalmente el color de la orina.

Es posible eliminar la bacteria con un tratamiento medico, es recomendable llevar al can a controles médicos con frecuencia. Algo muy importante que hay que saber de esta bacteria, también puede perjudicar a los humanos.

Recomendaciones para gatos

  • Los gatos no deben consumir uvas, plantas (lirios) o medicamentos antinflamatorios para humanos.
  • Debe tener chequeos periódicos de orina y sangre, a partir de los 8 años de edad.
  • Optimizar una correcta hidratación.
  • Tratar de mezclar el concentrado con alimento húmedo.

Recomendaciones para perros

  • Permitir que el perro salga con frecuencia a orinar.
  • Brindarle al perro agua totalmente limpia.
  • Evitar que el animal acceda a basuras, ya que pueden estar contaminados de bacterias.
  • Mantener un dieta con una cantidad y calidad adecuada de alimento, debe ser de acuerdo a la edad y tamaño de la mascota.