¿Por qué no es sana una dieta vegetariana para un gato?

1 de febrero del 2020

Podría resultar peligroso.

¿Por qué no es sana una dieta vegetariana para un gato?

La tendencia de alimentar a los gatos con comida vegetariana o vegana puede resultar peligrosa, pues por naturaleza son animales carnívoros.

Hoy un día, es normal que los seres humanos basen su alimentación en una dieta vegetariana, puesto que, según varios expertos, este tipo de hábito podría ser beneficioso para el organismo de las personas.

Por esto, algunos individuos han pensando en adoptar esta tendencia alimenticia en sus mascotas, pensando que esto también puede resultar en algo bueno para su salud.

Lea también: Gary, el gato de rescate que ama las aventuras

Sin embargo, tomar esta decisión podría ser perjudicial para el felino, debido a que estos animales son carnívoros por excelencia, incluso por encima de los perros.

Un dueño que le prepara una comida vegana a su gato podría ponerlo en peligro de deficiencias nutricionales. Además, es muy posible que este tipo de ser vivo rechace las frutas y los vegetales al ofrecerse como un alimento tradicional.

A diferencia de los gatos, que normalmente desean productos animales para su menú diario, los perros son carnívoros facultativos, es decir que les permite tener un mayor gusto a todo tipo de comidas, lo que hace más fácil introducirlos al mundo vegetal.

Le puede interesar: Equipo de fútbol adoptó a perrita tras interrumpir partido

El organismo de los felinos está predeterminado al consumo de la carne, y eso hace que sus papilas gustativas prefieran los aminoácidos presentes en los productos derivados de otro animal. Es por eso, que se inclinarán más a comidas como el pescado, la leche, marisco y los huevos.

Así mismo, el sistema de los gatos no es capaz de producir nutrientes importantes como la vitamina A y D. Esta particular característica los obliga a buscar otro tipo de alimentos para implementar las sustancias vitales para el organismo, y esto solo lo consiguen con el consumo de carne.

Cabe destacar que, incluso si un felino lograra asimilar y adquirir el gusto por lo vegetal, sería necesario mantener una constante visita al veterinario. Lo recomendado sería una vez cada tres meses.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO