La historia de Torcido, un perro de difícil adopción

María Alejandra Niño/KienyKe.com

La historia de Torcido, un perro de difícil adopción

2 de mayo del 2019

Torcido, es un perro de cinco años que durante ocho meses estaba esperando una familia que quisiera darle un espacio en su hogar. Tatiana Acuña fue la primera y única persona que mandó la solicitud de adopción para hacerse cargo de este particular perro. Ahora el canino es el nuevo y quinto integrante de la familia Acuña.

El primer hogar de Torcido fue el Instituto de Protección Animal de Bogotá. Gracias a la llamada de un habitante de un barrio de la localidad Ciudad Bolívar, quien denunció al 123 que un animal estaba postrado y gravemente herido en una de las carreteras al sur de la ciudad, se logró que los funcionarios del Instituto de Protección Animal llegaran al lugar para atender con urgencia a un perro que estaba en delicado estado de salud.

Después de varios exámenes y radiografías, se pudo verificar que Torcido tenía múltiples fracturas, algunas de ellas ya consolidadas, es decir, heridas que llevaban mucho tiempo en el cuerpo del animal que por eso son imposibles de anular.

“Torcido tiene un problema cervical, parece ser que tuvo un accidente vial. Cuentan los vecinos del barrio en donde se encontraba, que al perrito lo había atropellado una moto. Por esta razón, él tiene una  desviación que hace que su cabeza permanezca siempre hacía abajo”, explicó Tatiana Acuña, ahora mamá del perro.

Cuando el can comenzó a recibir tratamientos por parte del Instituto de Protección Animal de Bogotá, según registros médicos el perro reaccionó muy bien a las terapias, tanto así que nunca recibió intervención quirúrgica pero siempre que camina su cuerpo se inclina hacia un lado, por eso recibió el nombre de ‘Torcido’.

Después de tres meses de recuperación, el perro pasó al área de ‘Adopciones’ del Instituto. Desde el mes de junio de 2018, Torcido comenzó a ser parte de las jornadas de adopción que se realizan en la ciudad de Bogotá aproximadamente cada mes por parte del Instituto de Protección Animal de Bogotá. Durante ocho meses el perro no recibió ninguna solicitud, hasta que se hizo famoso en redes sociales con la campaña ‘Adopta Al Que No Adoptan’.

“Cuando vi por primera vez a Torcido, lloré, porque sentí una gran empatía con él. Mi hijo, John Esteban, tiene una discapacidad motriz, es el resultado de un problema neuronal, es decir, tuvo una deficiencia en el crecimiento y desarrollo de su hemisferio derecho, lo que hizo que tuviera una parálisis en su lado izquierdo del cuerpo”, contó Tatiana en una entrevista con KienyKe.com.

Por esta razón, la mamá de Esteban decidió conocer a Torcido, Tatina afirmó que ha vivido en diferentes circunstancias el rechazó que puede tener una persona por sufrir una condición física y cree que los animales sienten lo mismo.

“El día que yo lo conocí lleve a mi hijo conmigo. Juntos fuimos al Instituto donde tienen a todos los perros de difícil adopción. Cuando mi hijo vio por primera vez a Torcido, yo sentí que los dos hicieron conexión. John Esteban estaba muy feliz por conocerlo y desde ese momento supe que él era el elegido”.

La nueva familia de Torcido esta integrada por cuatro personas, a parte de Jonh Esteban y su madre, los padres de Tatiana, son quienes se quedan a cargo de Torcido cuando su nieto está en el colegio y su hija en el trabajo.

“Es un perro juicioso, amoroso y consentido. Siempre que me ve ladra para saludarme. Con mi hijo es muy cariñoso. Torcido y yo lo acompañamos todos los días al colegio. Cuando nos devolvemos a casa se la pasa conmigo antes de que me vaya a trabajar”, contó Tatiana.

Hace un mes Torcido se encuentra en su nuevo hogar, al principio fue algo difícil para él adaptarse a su nueva familia, confesó Tatiana. Asimismo, admitió que el animal llegó para sanarla y acompañarla en su reciente ruptura amorosa “desde que él llegó me cambió la vida, realmente yo no lo cuido a él, él me cuida a mí”.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO