Holanda, primer país sin perros callejeros

Holanda, primer país sin perros callejeros

10 de junio del 2017

Puede que no haya imagen más triste que la de un perro abandonado en la calle. Eso le parte el alma a cualquiera. Puede que no haya lugar en el mundo en el que no haya animales abandonados. En Colombia las cifras son alarmantes: se dice que más de 120 mil perros y gatos estarían en ‘situación de calle’. Y si para las personas es difícil ¿imagínese los que sería para ellos?

La cuestión de los animales abandonados parece preocupar a muy pocos gobiernos en el mundo. Sin embargo, hay unos países más conscientes que otros, y han aunado esfuerzos para evitar que haya animales en la calle. Holanda es uno de esos países. A tal nivel de éxito ha llegado su política pública de atención a animales que en 2017 lograron no tener ni un solo perro o gato abandonado. Magnífico.

En Europa, desde el siglo XIX, Holanda era el país con más animales sin dueño. Eso creó graves problemas de salud pública. Para tratar de controlar la situación fueron los primeros en crear medidas duras contra quienes abandonaran a sus mascotas. Ya, en el siglo XX la tendencia siguió, sumando que ahora se solía abandonar a los animales que no eran de raza. Así como lo hacen en todas partes. Como si los pobre perros tuvieran la culpa.

A tal nivel de éxito ha llegado su política pública de atención a animales que en 2017 lograron no tener ni un solo perro o gato abandonado. Magnífico.

La situación llevó al gobierno, ya en los últimos años, a diseñar una campaña cuyo objetivo era terminar completamente con el abandono de perros y gatos. Y lo lograron. Empezaron con una campaña de esterilización masiva y gratuita. Luego fomentaron la adopción con muy buenas campañas publicitarias. Además, generaron leyes que castigaban duramente a quien lastimara o dejara en la calle a un animal. Había multas altísimas y cárcel.

Aunado al esfuerzo de las autoridades, varias ONG participaron en el proyecto, que logró comprometer, concientizar y conmover al grueso de la sociedad. “La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la World Animal Protection (WSPA) informaban en los 90 de que la única forma de frenar la sobrepoblación canina callejera era esterilizar, educar a la sociedad sobre la tenencia responsable e identificar a los animales. Y Holanda siguió las recomendaciones, es más como el informe de Dogreserch advierte una sobrepoblación de animales genera un incremento del nacimiento de cachorros, al no tener suficientes recursos para dar cobijo a tantos “muchos perros débiles mueren de manera lamentable, por desnutrición y/o deshidratación. Cuando el número de perros callejeros se mantiene estable, el sufrimiento de la especie disminuye considerablemente”, porque se adapta a los recursos del país”, explicó el diario El País.

Si bien, en Colombia se han hecho avances considerables en lo que respecta al cuidado animal, aún hace falta que la gente tome más consciencia sobre el problema, y que entiendan, además, que los animales son seres capaces de sentir. Sufren, pasan frío, hambre, se enferman. Dejarlos en la calle no es la solución.