Chiqui, la perra que le cortaron la lengua

12 de mayo del 2019

La “peludita” se encuentra en un proceso de recuperación.

Chiqui, la perra que le cortaron la lengua

twitter/@juliherrerap

Juliana Herrera se hizo cargo de Chiqui una perra que fue víctima de un acto de barbarie, al animal le cortaron el 70% de su lengua. El hecho ocurrió después de que fue adoptada por una estilista que vive en Soledad, Atlántico por medio del Refugio Supermascotas. Cuatro días después de su adopción Chiqui fue devuelta al refugio porque según la persona que estaba a cargo de ella, se encontraba en mal estado de salud.

La historia de la perrita frespuder de apenas cinco años de edad se volvió viral en redes sociales; el caso fue denunciado por Juliana Herrera periodista y ambientalista que en este momento es la encarga del proceso de recuperación del animal. En el programa de ‘Mascotas Caracol’ Herrera contó todo lo que vivió desde que la frespuder llegó a su vida.

Según el testimonio de Juliana, Chiqui fue rescatada el primero de febrero de 2019 de un basurero de Malambo, Atlántico. Durante más de dos meses la perrita estuvo a cargo del Refugio Supermascotas, donde le brindaron atención médica y alimentaría, con el fin que  fuera adoptada en un futuro.

Juliana manifestó en el programa de Caracol Radio, que desde el día de la entrega oficial de Chiqui hubo inconsistencias por parte de la persona que adoptó a la perra, “Cuando llevan a Chiqui al lugar donde la señora trabaja para hacer la entrega, ella no quiso tomarse la foto de la adopción, según ella porque a su esposo no le gusta verla en redes sociales”, contó Herrera.

“La señora dio un numero de cédula que no corresponde al de ella, esto se verificó por Registraduría. También se constató que la dirección que había dado no era la actual porque hace más de un año no vivía ahí”, continuó Juliana Herrera.

Chiqui fue entregada el pasado 27 de abril a una estilista de Soledad, Atlántico. Cuatro días después la perrita fue devuelta al refugio porque según la persona que la adoptó, Chiqui estaba enferma y no comía. “Desde el día que se entregó oficialmente a la perra, la señora se desapareció. El martes siguiente, la señora aparece diciendo: ‘recojan a esta perra está enferma. No ha querido comer durante estos días, no ha tomado agua. Yo creo que está triste'”, explicó la periodista en el programa de Caracol Radio.

Finalmente, el refugio recogió a Chiqui en el lugar de trabajo de la persona que la adoptó. Cuando funcionarios del refugio llegaron al lugar se encontraron con la triste noticia que al animal le habían mutilado la lengua. La perra no recibió atención médica durante tres días, tampoco tomó agua ni consumió algún alimento.

“Yo hable con la dueña del refugio, le pedí que me permitiera darle atención especializada en Bogotá.  Ella finalmente me autorizó pero me acuerdo que fue muy triste cuando me encontré con Chiqui. porque estaba en muy mal estado de salud, no solo eso, estaba mal emocionalmente”, expresó Herrera.

La perra entró a ser atendida en ‘Pet Company’ veterinaria especializada de la ciudad de Bogotá,”El primer diagnostico fue muy triste, la doctora me dice que ya el problema no es la lengua porque estaba sanando. Su grado de anemia severo y su bajo peso corporal debian ser atendido con urgencia”, contó la ambientalista al programa de Caracol Radio.

Juliana decidió llevar el caso a Fiscalia, por medio de la firma de abogados Cáez Muñoz Mejía, “No estamos diciendo que la señora Angélica Donado Jiménez, adoptante de Chiqui, haya maltrato a la perra pero ella tenía la custodia del animal, su responsabilidad era atenderla inmediantamente”, aclaró la periodista.

“Presumimos por el grado de daño que tiene su lengua, que llevaba tres o cuatro días con la herida, es decir, que el hecho pudo haber ocurrido o el sábado por la noche o el domingo en la mañana. Nosotros solo queremos esclarecer que le pasó a Chiqui, si hay algún encubrimiento, ¿Quién lo hizo? ¿A quién le entregó ella a Chiqui?”, afirmó Juliana Herrera.

Por ahora, Chiqui se encuentra en recuperación, ya puede comer y tomar agua sola , poco a poco esta subiendo de peso. Según las redes sociales de Juliana la perrita tienen alteraciones en su hígado y páncreas que han sido atendidas con transfusiones de sangre. Este miércoles 15 de mayo se radicará la denuncia interpuesta por Juliana acompañada por la firma de abogados por afectación a la ley 1774 de 2016 de protección animal.

El progreso de Chiqui desde que llegó a Bogotá a cargo de Juliana Herrera, periodista y activista ambiental.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO