¿Por qué es malo rapar a su perro?

16 de junio del 2018

Colombia ha sufrido por gran parte del primer semestre del 2018 de una temporada de lluvias, sin embargo, se está a la expectativa de que se ocasionen épocas de altas temperaturas en ciertas zonas o que incluso, se presenten oleadas de calor. Teniendo esto en cuenta, las personas que tienen como mascota a un perro […]

Perro

Colombia ha sufrido por gran parte del primer semestre del 2018 de una temporada de lluvias, sin embargo, se está a la expectativa de que se ocasionen épocas de altas temperaturas en ciertas zonas o que incluso, se presenten oleadas de calor. Teniendo esto en cuenta, las personas que tienen como mascota a un perro de pelaje abundante y esté pasando por un periodo de calor excesivo, podría llegarse a pensar que es beneficioso raparlo al ras, porque así podría sentirse más fresco y liberarse ¿no? Pues el hacerlo resulta ser bastante negativo.

Diferentes revistas especializadas en el cuidado de las mascotas mencionan que cada raza de perro mantiene unas necesidades especiales dirigidas a su tipo de pelaje, las cuales deben ser respetadas. En estos animales, la función del pelo es la de proteger la piel, tanto como de la lluvia, del frío o el imponente calor.

Igualmente, el pelaje del canino también lo resguarda de las picaduras, infecciones, o de abrasiones causadas por acciones mecánicas o sustancias químicas, es decir, rasguños, raspones, desgarros o contacto con productos tóxicos. De esta manera, si la piel del perro está desnuda estaría mucho más expuesta, a la radiación ultravioleta, por ejemplo.

Adentrándose al tema, sucede que, generalmente, estos canes tienen folículos pilosos compuestos, ¿qué quiere decir esto? Pues que en cada folículo ellos cuentan con un pelo primario y varios pelos secundarios, llamados subpelos. El primario es el que le da belleza a estos amigos de cuatro patas, pero también, es un filtro a los rayos del sol y regula la temperatura, así se esponja o eriza.

Por otro lado, el subpelo, que también protege al perro del frío y las oleadas de calor, este crece y se cae dependiendo de la temperatura y la luz, este tipo de pelo es el que más se cae o muda. El problema aquí es que es el que crece más rápido, en comparación al pelo primario. Entonces, si rapa al perro demasiadas veces, el subpelo terminará sobresaliendo. Un canino con exceso de pelo secundario sentirá más calor que uno con el pelaje equilibrado.

De esta manera, el único escenario en el que es aceptable rapar el pelo de una mascota es cuando sea necesario hacerle una intervención, en algunos casos, cuando se le quiten o eliminen las temidas garrapatas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO