¿ Por qué siente celos un perro?

¿ Por qué siente celos un perro?

27 de junio del 2017

No solo los humanos experimentan un sentimiento dado por los celos, los perros también lo padecen. ¿Cuáles son sus causas y cómo tratarlo?

Los especialistas explican que los celos caninos están asociados a la atención que el dueño le presta a otra mascota, persona e incluso a objetos como libros y celulares porque en ocasiones sienten que se cambiaron los roles y que no recibe el mismo cuidado que al principio.

Los perros experimentan esta sensación de diferente tipo como lo pueden ser sexuales, de jerarquía y territorialidad, también cuando protegen a personas importantes o integrantes nuevos en el núcleo familiar como los bebés.

En primer lugar pueden ser generados por cuestiones sexuales, como cuando un perro se siente amenazado por otro para cortejar a su pareja, y sacan su instinto animal para decir de alguna forma “aquí estoy y no me voy sin ella”.

Como segunda medida para que se generen los celos, está alrededor de la protección que el canino brinda a otro familiar e incluso cuando hay un bebé. En este último caso la mascota siente la necesidad de velar por el bienestar del niño.

Algunos indicios o comportamientos  que puede encontrar el dueño cuando tiene una mascota celosa son: cambios en el comportamiento relacionados a gruñidos que antes no tenía, pero que repentinamente se termina calmando.

Otro síntoma de tener una mascota celosa, es el momento en el que una persona nueva o una mascota desconocida llega a casa y el animal se muestra irritante con la situación y  no sabe cómo apartarse.

Adicionalmente, el canino puede llegar a tener una conducta rebelde, como por ejemplo morder objetos y de ese modo llamar la atención de su dueño o dueña.

Algunos tratamientos adecuados para tratar los celos en los perros, están relacionados principalmente con la educación debido a que esta tiene un papel elemental en el comportamiento que desde el inicio adquiere el cachorro. Esto permite que se acoja a distintos ambientes, entendiendo de alguna manera deba acostumbrarse a compartir sus juguetes y sus espacios con otras personas diferentes a su dueño.

Los especialistas recomiendan que la mascota no sea tratada como un niño, sino dejarle claro la autoridad que se tiene como dueño y colocarle límites en relación a los comportamientos que tiene.

Una de las cosas importantes es que su mascota reciba la debida atención y si se tiene más de dos mascotas enseñarles a que cada uno se respeta los recipientes donde comen o si beben agua, que sepan compartirla.