¿Por qué un gato lame a su dueño?

¿Por qué un gato lame a su dueño?

25 de noviembre del 2018

Tener un felino en casa puede ser la mejor elección para quienes no disponen de mucho tiempo pero desean de una agradable compañía en sus hogares. Los gatos son conocidos por su independencia y tranquilidad, también porque no suelen ser muy cariñosos con sus amos como sí lo son los perros. 

La forma en que demuestran cariño estas mascotas suele ser inusual, rasguños y mordiscos entran a ser parte de la relación, y es normal desde que no vayan dirigidos netamente a hacernos daño, pues en dado caso estaríamos enfrentándonos con un animal agresivo.

Según un artículo del Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, las causas para que un gato se comporte de forma tierna y lama como lo hace normalmente un perro, termina siendo señales de un vínculo fuerte. 

Lamer al dueño y a otros gatos, es la manera en que estos pequeños se relacionan y demuestran interés. “Desde que son bebés se puede evidenciar una tierna escena, donde se les ve lamiendo a sus hermanos a manera de ayuda y ratificación de la confianza y seguridad que se transmiten entre sí”, afirman en el artículo.

Sin embargo, al pasar el tiempo y cuando llegan a la etapa adulta muchas de estas prácticas van disminuyendo, pero si llega a reaccionar con un lengüetazo es porque está dejando en claro que te acepta y eres parte de su familia. 

Otro de los motivos de por qué los gatos suelen lamer, es que de cachorros su madre debe ayudar a bañarlos con su lengua, esto los ayuda a mantenerse lejos de muchas bacterias. Este trabajo de aseo, es considerado como una demostración de higiene gatuna, y con un baño antibacterial reafirman su intención de quererte cerca y sano para protegerse mutuamente.

La ansiedad también puede ser un factor que influya en su mascota. Hay situaciones que le suelen generar estrés en tu gato por lo que tienen que buscar alguna forma de somatizar ese sentimiento y liberar las malas energías.

Una de esas maneras es lamer: a sí mismos, a un plástico, mueble, alfombra, uno de sus juguetes favoritos o, como primer o última instancia, a tu saborizada cara. Para evitar que tu gato se estrese, debes tener en cuenta las cosas que jamás deberías hacerle, como someterlos a ruidos estruendosos u obligarlos a hacer cosas incómodas para ellos.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!