Cómo tratar una mascota ‘loca’

Cómo tratar una mascota ‘loca’

12 de octubre del 2017

Cuando mencionan psicólogo de mascotas probablemente pensamos que se trata de algo extravagante, innecesario o que simplemente es alguna ocurrencia para obtener dinero de las personas amantes de los animales. Pero, es necesario detenerse a pensar en si de verdad hay una rama de la medicina veterinaria o de la psicología que trata específicamente los problemas emocionales o de conductas de perros, gatos o inclusive, loros, caballos, iguanas, entre otros.

Oficialmente, no hay una psicología animal o de mascotas, lo que se presenta, es la ciencia de la etología, que estudia el comportamiento animal y humano, esta se une de la veterinaria y medicina general, para poder obtener análisis y diagnósticos cuando los domésticos tienen problemas en su entorno. A problemas se refieren con conducta, miedo, ansiedad, mal comportamiento, agresividad, entre otras cosas.

De esto habla la veterinaria conductista estadounidense, E’Lise Christensen, que habla de los casos puntuales cuándo un perro o gato necesita terapia. Si muestran signos de miedo, pánico o actitudes impulsivas, esto sucede cuando no están en un ambiente cómodo, están solos, son maltratados, hay alguna tormenta eléctrica, así como cuando un extraño se está quedando en la casa, o en los casos de gruñir, dañar o romper objetos.

La especialista afirma que para empezar a tratar la mascota es importante entrevistar a los dueños. Generalmente este proceso se realiza en la casa y se hace una evaluación del registro médico y si es necesario, algunos exámenes médicos, radiografías, sangre u orina. Cuando está el diagnóstico completo, el tratamiento a seguir es identificar si sufre de ansiedad.

Cuando sufren de ansiedad se puede cambiar la dieta, también recurrir a medicamentos, como también se puede hacer en los casos de agresividad. A continuación, se le enseña al perro o al gato cómo responder a las situaciones que causan preocupación, para evitar este tipo de situaciones, hasta que el animal sea capaz de enfrentarlo de manera positiva.

Christensen también menciona que algo fundamental es que la familia tiene que apoyar la mascota, debe hacer ejercicio con cierta frecuencia, vivir en un espacio adecuado, cuando son varios animales, cada uno debe ser atendido de manera especial. Cuando tienen que visitar al veterinario, el animal debe ser educado para hacer más fácil la consulta, por ejemplo, con los gatos, al entrar en el guacal, no hay que forzarle, se le debe ordenar de manera verbal.

Otro dato a tener en cuenta, es que el modificar la conducta, no tiene que ver con el adiestramiento, esta técnica, según la etóloga clínica y veterinaria, Rosana Álvarez, “adiestrar es enseñar una serie de comandos verbales asociados con conductas como sentarse, echarse o andar al lado”. De la misma forma, la especialista sugiere que es una terrible forma de corregir ejemplos como, encerrar, dejar en alguna jaula, dejarlo solo atado con la correa o cualquier tipo de agresión, gritar o pegar.