¿Qué hacer si su perro ha sido envenenado?

¿Qué hacer si su perro ha sido envenenado?

3 de enero del 2018

La curiosidad de los perros, y mascotas en general, no tiene límites. Desde pequeños huelen y se comen todo lo que se cruza en su camino. Como dueños, los seres humanos tienen la responsabilidad de educar al can para que aprenda desde cachorro a que no todo se debe comer. 

Un buen adiestramiento puede evitar momentos tristes en un futuro. Eduque y esté atento a dónde está su mascota.

KIENYKE.COM le da una serie de consejos para saber cómo actuar en una emergencia como esta. 

Conozca los síntomas

  • Salivación excesiva 
  • Decoloración en encías y lengua 
  • Temblores
  • Jadeo excesivo 

Debe intentar reconocer cómo lo afectó el veneno. Puede que lo haya tragado o puede que se lo tiraran sobre la piel (veneno en polvo).

En caso de haber consumido un bocadillo envenenado, lave con abundante agua la boca del animal. Limpie la mucosa lo que más pueda (si tiene una manguera, úsela). 

Si le rociaron una sustancia tóxica sobre el pelo, cepille con mucho cuidado (que no se le vaya a pegar a usted) y posteriormente con una aspiradora, succione lo que más pueda la piel del animal. 

¿Qué hacer? 

Actúe lo más rápido posible (intente dejar los nervios a un lado) y haga que su perro vomite. Para esto, tibie agua y mezcle con sal. Con una jeringa aplíquela sobre el labio para que el animal tenga la oportunidad de tragarla y así provocar el vómito. 

Si el can está inconsciente no aplique este método porque al no tener respuesta puede que el agua vaya directo a sus pulmones. 

Una carrera contra el reloj

Tenga siempre a la vista pastillas de carbón. Estas las venden en veterinarias. Se puede moler (2-3 pastillas dependiendo del tamaño del perro) y mezclar con leche. 

Aplique nuevamente la solución de tal manera que el perro la pueda tragar. Una vez dentro del estómago, el carbón ayudará a que el cuerpo del animal no absorba el tóxico. 

Esto no es una cura. Una vez que haga este lavado lleve al can directamente al veterinario. Lo importante es que el animal llegue vivo para que el experto aplique la sustancia milagrosa que le salve la vida.