¿Qué hacer si a su perro le pica una abeja?

2 de diciembre del 2017

Con lo curioso que es el perro, si en algún momento le pica una abeja o una avispa, esto deberá tener en cuenta.

Perro

Con lo curioso que es el perro, si en algún momento le pica una abeja o una avispa, esto deberá tener en cuenta.

Si usted saca a pasear a su perro a su patio o a su jardín, o prefiere llevarlo a recorrer un parque, si viven en clima caliente, hay agua en los alrededores o muchas flores, cabe la posibilidad de que su can se tope con un amigo que puede ser un poco problemático, una abeja o una avispa. Lo que su mascota no sabe es lo venenoso que pueden ser estos animales, porque un insecto de este tipo puede picar y causar lo mismo a una persona que a un perro, sea cual sea su tamaño, raza o pelaje.

En el momento de que la abeja pincha a alguien, esta deja clavado su aguijón con veneno y al rato, la abeja o avispa muere inminentemente. Por tanto, en caso de que a su animal de compañía le suceda este incómodo percance, usted debe tener en cuenta que pueden haber dos panoramas, el menos difícil, después del pinchazo, solo aparece una, no muy grande, roncha, que causa en la piel del perro, enrojecimiento.

Para esto, usted, rápidamente, debe retirar el aguijón del insecto incrustado en la piel de su can. No lo haga ni con los dedos, ni con una pinza para depilar. Lo mejor es utilizar una tarjeta rígida, como las de crédito, y retirar cuidadosamente la aguja, así evitará que el veneno se propague más y cause más daño en el animal.

A continuación, usted debe limpiar la herida con agua y jabón neutro especial para perros. Luego ponga una compresa de hielo encima de la hinchazón. También puede combinar bicarbonato de sodio con agua, es un remedio efectivo, así como la sabia del áloe vera. Si pasan horas y la mascota sigue igual, es recomendable acudir al veterinario.

El segundo panorama es el más complicado, porque es cuando el animal es alérgico al veneno de la abeja o la avispa. Si la picada es en el torso o las patas del animal, tal vez no pase a mayores. Pero si el área afectada es el cuello o la cara del perro, se puede presentar en él, vómitos, letargo, fiebre, inflamación desproporcionada, dificultad al respirar, encías y mucosas pálidas o azules, causando hasta asfixia, por lo que, altamente, se debe recurrir al médico veterinario de confianza en seguida.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO