Cómo debe ser la dieta de un perro adulto

Cómo debe ser la dieta de un perro adulto

22 de noviembre del 2017

Al mejor amigo del hombre también le pasan los años. El reloj biológico de estos peludos empieza a correr con mayor intensidad y  pasa la cuenta de cobro. Para esto, hay que tener en cuenta aspectos importantes como la alimentación adecuada y así -en lo posible-, prolongar la vida del canino. 

KienyKe.com le da algunos consejos de cómo puede cuidar la vida de un perro adulto y así mantenerlo saludable. Tenga en cuenta que también es indispensable que no lleve una vida sedentaria. Hay que sacarlos a pasear sin importar lo poco que puedan caminar. 

Menos grasas

Cuando lo canes entran en su vejez, necesitan -de manera obligatoria-, los mismos nutrientes y vitaminas que los jóvenes como lo son proteínas -para evitar la pérdida de masa muscular-, hidratos de carbono, grasas -en una cantidad menor-, vitaminas y minerales. 

Las grasas son necesarias en la medida que el animal las necesita para mantener su temperatura corporal. Asimismo ayudan a evitar las fatigas durante la actividad física, mantiene el pelo y la piel en un buen estado. 

El exceso de grasa en el peludo amigo y la falta de ejercicio lo pueden llevar al sobrepeso -y al igual que lo humanos-, puede traer otro tipo de consecuencias como la diabetes  y artritis. 

Expertos aconsejan reducir el consumo de calorías en un 20% para evitar estos dolores de cabeza. 

Cabe resaltar que hay comida especial para los perros de la tercera edad. Existen alimentos que ya cuentan con dichas especificaciones y recomendaciones. 

¡Más proteína!

Las señales del  envejecimiento con evidentes. Canas alrededor de la boca y ojos. Dificultades para moverse, escuchar o ver con la misma calidad de un can joven. 

La proteína no solo ayuda a combatir los problemas mencionados anteriormente, también hace que el perro pueda procesar las sustancias -casi microscópicas-, de tal manera que aproveche más los nutrientes. 

La vitamina C no es solo para humanos

Las células de la mascota también cumplen años, y como suele ocurrir con los humanos, la pérdida de la memoria empieza a ser un terrible problema. 

Gracias al aporte que hace la vitamina C al cuerpo, evita el desgaste cerebral y actúa como antioxidante. 

Ellos pueden padecer alzheimer y tener problemas de orientación, cosa que sucede en los mayores de 15 años -años de humano-. 

El genio también les cambia con el paso del tiempo. Dejan de jugar y se vuelven cascarrabias porque lo único que quieren hacer es descansar y estar lo más cómodos posible. 

Es por eso que el triptófano debe ser incluido en la dieta de nuestro can, pues es el encargado de ayudar a controlar el estado de animo. Este es un aminoácido que se encuentra en varios alimentos de los seres humanos como en la leche, pescado, pan, carnes, frutos, semillas, entre otros.

Recuerde consultar con su veterinario la fuente adecuada para su can. En algunos casos es mejor adquirir la que venden en tiendas animalistas para evitar problemas digestivos. Este componente hará que nuestro peludo esté más tranquilo y duerma mejor.