Un virus silencioso y mortal que ataca a los perros

Un virus silencioso y mortal que ataca a los perros

24 de Marzo del 2017

El parvo, o parvovirosis canina como se le conoce, es una enfermedad infecciosa que se presenta en la mayoría de las ocasiones en los cachorros entre los 4 y 12 meses de edad. Es poco frecuente en los perros adultos. El parvovirus es extremadamente pequeño (la palabra latina para pequeña es parvo) y sólo 1 gramo de materia fecal puede contener millones de partículas infecciosas.

Kienyke.com consultó con el médico veterinario Manuel Ricardo Sanchez: “El parvovirus se transmite principalmente a través del contacto con heces que contienen el virus, tiempo que va desde la exposición hasta cuando se muestran los síntomas entre los 7 a 14 días.”

Si no se trata a tiempo la afección llega a ser letal para su mascota. El experto mencionó que “la mayoría de los perros que presentan esta enfermedad pueden mostrar signos de fiebre, letargo,vómitos, diarrea y falta de apetito. En los casos graves se puede ver que la mascota tiene diarrea líquida y con frecuencia acompañada de sangre con un olor fuerte, además de sentir dolor abdominal”.

Se debe tener mucho cuidado. Si el virus está en una etapa demasiado avanzada, puede hacer que el caparazón de los intestinos llegue a ser desprendido y que aparezcan fragmentos en las deposiciones de la mascota.

La enfermedad ataca a los caninos afectando diferentes áreas como las vías gastrointestinales, el sistema de linfatíco, sitios relacionadas con el sistema circulatorio, lo que puede provocar que el perro presente una disminución notable de glóbulos rojos y por ende afecte el sistema inmunológico.

La susceptibilidad a padecer esta infección se debe a que el animal puede haber sido expuesto al medio ambiente y porque no se le ha colocado la vacuna de parvovirosis; ya que la bacteria se encuentra en espacios abiertos y se contagia por el contacto del cachorro con otras heces o también se puede producir por culpa del dueño ya que puede llevar el virus en los zapatos.

El médico dijo que “los propietarios podrían tener cierta responsabilidad en la evolución desfavorable de la enfermedad, cuando deciden dejar pasar los días y pensar que los signos clínicos de la mascota serán pasajeros y auto limitantes. En muchas ocasiones los cachorros y adultos se ven afectados por consumir cosas fuera de sus regímenes alimenticios (pasto, tierra, agua empozada)  que podrían llegar a generar fenómenos de inapetencia y gastroenteritis”.

Añadió que “Es importante resaltar que el éxito de superar esta patología, siempre será detectarla a tiempo. Entre más nos demoremos en consultar, diagnosticar e instaurar una terapia adecuada, peor será el pronóstico y el porcentaje de supervivencia”.

Tenga en cuenta que hay algunas razas que se encuentran en mayor medida propensas a padecer la  infección del parvovirus y estas son: pastor alemán, rottweiler, doberman, perdiguero, sabueso, springer spaniel, pitbull terrier americano y yorkshire terrier. Sin embargo las razas pequeñas como el cocker spaniel tienen un riesgo bajo de padecer la enfermedad.

Es de suprema importancia que consulte con  su médico veterinario lo más pronto posible para que la mascota sea diagnosticada y debidamente tratada para evitar que el debilitamiento sea extremo,  y así impedir que su perro pueda fallecer.