Perro cuida de jirafa bebé abandonada por su madre

2 de diciembre del 2019

El perro no se separa de su nuevo amigo.

Perro cuida de jirafa bebé abandonada por su madre

Captura de Vídeo

Una pequeña jirafa fue encontrada en muy mal estado dos días después de su nacimiento en Sudáfrica, sin embargo, un perro cuidó de ella y ahora sostienen una gran amistad.

El reino animal no deja de sorprender a los seres humanos. Cuando se piensa que ya se ha visto todo en este entorno, aparecen insólitas historias que han dejado nuevas lecciones sobre la naturaleza.

Un ejemplo de ello es la siguiente anécdota que le está dando la vuelta al mundo y que ya suma millones de reproducciones en las redes sociales por el tierno acto entre dos animales.

La historia llega desde Rhino Orphanage, un centro de acogida de animales salvajes ubicado en Sudáfrica, que normalmente atiende rinocerontes. A este refugio llegan animales salvajes que son atendidos cuando sufren ataques de cazadores, accidentes, enfermedades, entre otros. Allí reciben los cuidados médicos necesarios para su pronta recuperación.

Sin embargo, hace pocas semanas llegó un caso muy particular de un bebé jirafa llamado Jazz y un perro, Hunter, que desempeña labores de guarda para cuidar a los animales y prevenir la caza.

“Nos pusimos en contacto hace dos días por un propietario en nuestra zona para ayudar con una cría de jirafa que fue abandonada por su madre. Muy deshidratada y débil, era evidente que el pequeño tenía solo unos 2-3 días de edad. El dueño no tiene ni idea de por qué mamá lo dejó atrás”, explicó la organización en su cuenta de Facebook.

Desde el primer momento, Hunter no se separó de su nuevo amigo, e incluso, el refugio explica que el perro no comía cuando Jazz estaba inconsciente. No obstante, cuando la cría de jirafa abrió los ojos, el pastor belga fue capaz de volver a comer.

Los dueños del refugio destacan la labor del perro y el vínculo que se construyó entre estos dos animales. Aseguran que Jazz está mejorando cada día y empezó a comer hojas.

“Increíblemente los últimos 2 o 3 días nuestro perro se ha dado cuenta de que su amigo, la jirafa Jazz, se ha estado sintiendo mucho mejor. Hunter ahora tiene la mente en paz, y deja a Jazz solo por cortos períodos para ponerse al día con su hermano Duke y su actividad favorita, nadar”, indican los integrantes de la organización.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO