Bosques nativos y plantados, ¿por qué son importantes?

7 de junio del 2018

Sembrar árboles es fundamental para frenar el cambio climático.

Bosques nativos y plantados, ¿por qué son importantes?

En la naturaleza, cada elemento cumple una función que permite el bienestar del planeta y de los seres que lo habitan, por eso, innumerables organizaciones ambientalistas han tratado de frenar el acelerado proceso de destrucción de los ecosistemas, que solo acaban por empeorar la calidad de vida de las personas. La deforestación de bosques ha hecho que el cambio climático avance con mayor velocidad, y por eso, es necesario conocerlos para saber cómo cuidarlos.

En primer lugar, hay que identificar los tipos de bosques que habitan en la tierra. Según el Fondo Mundial para la Naturaleza- WWF-, existen los nativos y los plantados. Sobre los primeros, la entidad explicó que son aquellos que no han sido intervenidos significativamente por el hombre. Más allá de pequeñas recolecciones de productos forestales no maderables o de la tala de unos pocos árboles, el ecosistema y sus procesos biológicos no han sido perturbados.

Por su parte, los bosques plantados “son aquellos que el hombre sí ha intervenido con procesos de reforestación –es decir, siembra de nuevos árboles– hasta el punto de cambiar su estructura y su funcionamiento”. Estos suelen ser simétricos, y por lo general, manejan un máximo de dos especies, todas de la misma edad, ya que son utilizados, en la mayoría de los casos, para producción.

Sobre su importancia, la WWF destaca que ambos cumplen funciones específicas, y pese a que uno de los bosques se utiliza para producción de madera y de otros elementos, también aportan su grano de arena para que el medio ambiente mejore sus condiciones.

Hay que tener en cuenta también que la superficie total de bosques del mundo es de alrededor de 4.000 millones de hectáreas, lo que constituye aproximadamente un 30 por ciento de la superficie terrestre del planeta. De ese porcentaje, solo el 3,8% son bosques plantados para la deforestación, por lo que en algunos países se están utilizando bosques nativos para la utilización humana y están acabando con reservas naturales importantes de manera continua.

Diferentes entidades han invitado a las personas a culminar con la tala indiscriminada de bosques, y también hacen un llamado a la creación de nuevos, que si bien tardan entre 30 y 50 años en crecer por completo, podrían ser un “pulmón” para el futuro.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO