Países deben triplicar su esfuerzo con el medio ambiente

Shutterstock

Países deben triplicar su esfuerzo con el medio ambiente

3 de diciembre del 2018

La Organización de las Naciones Unidas-ONU-, en su despacho de medio ambiente, publicó el último informe sobre la Brecha de Emisiones 2018 y los resultados indicaron que los países deberán hacer un esfuerzo más grande para poder llevar el cambio climático hasta el punto deseado.

Según lo informó la ONU, los Estados deben triplicar la ambición de sus compromisos climáticos para poder limitar el calentamiento global en 2°C a finales de siglo, como lo establece el Acuerdo de París. Sin embargo, si lo que se desea es alcanzar el objetivo de 1.5 °C para mantener al planeta en un entorno climático seguro, la acción de los compromisos nacionales deberá ser cinco veces mayor a la prometida hasta el momento.

La ONU se mostró preocupada porque durante el 2017 las emisiones de gases de efecto invernadero volvieron a aumentar después de tres años de estabilidad y todo indica que, para poder cumplir el objetivo pactado, deberán disminuir la contaminación para antes del 2030.

Si continúan las tendencias actuales el calentamiento global será de 3 °C para finales de siglo y a partir de entonces será aun mayor, indicó el estudio.

De ese compromiso para 2030, solo 57 países están en camino de iniciar una tendencia a la baja, según lo indicó la ONU. En general, si se quiere poner al mundo en vías a limitar el calentamiento global en 2 °C, para 2030 las emisiones globales de GEI deben ser aproximadamente un 25 % menores que en 2017, indicó la entidad en un comunicado.

El informe principal de ONU Medio Ambiente evalúa cada año la llamada “brecha de emisiones”, es decir, la disparidad entre los niveles de emisiones previstos en 2030 y los niveles requeridos para cumplir con los objetivos de 2°C / 1.5°C. Constituye el análisis más reciente sobre los esfuerzos nacionales de mitigación y la ambición presentada por los países en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, que son la base del Acuerdo de París.