Campesinos colombianos contra la deforestación

Wikimedia

Campesinos colombianos contra la deforestación

30 de octubre del 2017

En los últimos años, poco a poco se han ido conociendo las terribles consecuencias del cambio climático, un fenómeno que ha provocado la desaparición de fuentes de agua, especies animales y que amenaza la flora y fauna del planeta entero. La deforestación ha sido uno de los factores que ha provocado que la tierra se encuentre bajo amenaza, por esto, campesinos colombianos reafirmaron su compromiso con el medio ambiente.

El plan denominado ‘Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de los Bosques’ liderado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, busca promover los bosques colombianos como espacios propicios para el desarrollo y consolidación de la paz estable y duradera que se ha buscado durante tantos años.

Comunidades donde el conflicto armado y la deforestación han dejado huella, reafirmaron su compromiso e interés de trabajar articuladamente en alcanzar la meta de cero deforestación en la Amazonia 2020 y en el país a 2030.

La estrategia de control de la deforestación tiene como objetivo reducir la deforestación y la degradación de los bosques y al mismo tiempo promover su conservación y manejo sostenible a través de un marco de políticas públicas, coordinación técnica e institucional, que vincule al sector productivo, comunidades locales y sociedad civil para mejorar la gestión de los bosques bajo un enfoque de desarrollo rural integral.

El proyecto además busca realizar procedimientos para la resolución pacífica de conflictos por la tierra y aprovechamiento indebido de recursos naturales, se promueve la formación de nuevos liderazgos y la inclusión de la mujer en la toma de decisiones para el uso y manejo de su territorio.

Actualmente, las comunidades campesinas de zonas como Tierra Alta (Córdoba), Tibú (Norte de Santander) y La Macarena (Meta) se encuentran realizando formas de trabajo amigables con el medio ambiente y que están completamente alejadas de las prácticas extractivistas y destructoras de los recursos naturales.

Se espera que el proyecto se siga desarrollando en otras áreas del país con el fin de lograr la meta de cero deforestación que pretende cumplir el Gobierno colombiano en el 2030.