Crean ropa a base de plástico reciclable

Foto: Shutterstock

Crean ropa a base de plástico reciclable

28 de Mayo del 2017

Cuando el vaso se ve medio lleno en vez de medio vacío, la creatividad surge, y lo que antes era motivo de lamentos se vuelve en la solución a muchos problemas. El medio ambiente a diario se ve perjudicado por la basura que la gente o la industria arroja a los ecosistemas sin ningún tipo de piedad. Y uno de los materiales que más problemas generan al mundo es el plástico. Por tal motivo, varias organizaciones en el mundo se preguntan qué hacer ante tal situación, y parece que la respuesta ha llegado con otra pregunta: ¿Cómo hacer del plástico reciclable un negocio?

En haití, un montón de residuos de plástico, pasan por todo un procedimiento en que se pulveriza y se lava el material, entre otras cosas, para luego terminar convirtiéndose en ropa. Una compañía estadounidense de nombre Ian Rosemberger, se encarga de convertir la basura plástica en un negocio rentable que ayude a comunidades pobres. Se trata de una especie de tela o hilo a base de plástico reciclable el cual es vendido a las compañías de ropa y accesorios que buscan tener entre su imagen un perfil con responsabilidad social.

La idea ha tenido tanta relevancia en el país más pobre del continente americano (según diversas estadísticas sobre el PIB), que en la isla de Haití, diversos negocios alrededor del hilo a base de plástico reciclable, han surgido. Emprendedores locales organizan la recogida de los desperdicios plásticos para luego vender lo conseguido a la empresa de Rosemberger.

El basurero flotante que succiona el plástico

La batalla contra el plástico puede conseguir que dicho material termine por convertirse en toda una fuente de recursos para el planeta. Los desechos que las personas tiran al mar, a la calle o a cualquier lugar, ocasionan que las botellas, las bolsas y demás, sean objeto de la muerte de muchos animales, ya sea porque estos llegan a consumir el plástico o por la sencilla razón que trae consigo la contaminación de los ecosistemas.

Pero como todo buen negocio necesita siempre de eslabones que lo hagan sustentable, estable y real. En otra parte del mundo, unos australianos llamados Andrew Turton y Pete Ceglinski, cansados de los estragos ecológicos que ocasiona la basura, han creado un basurero flotante que succiona el plástico que hay en el mar. El artefacto, que puede succionar trozos plásticos de diversos tamaños y hasta pequeñas cantidades de combustible, tiene una bolsa de tela que se recoge y se limpia cuando se llena, además funciona con energía solar. El llamado Seabin project comenzará a distribuirse comercialmente este año.

El negocio del plástico reciclable

Diversas ideas que abordan el negocio del plástico reciclable, no solo han sido amables para con el medio ambiente, pues también representan una oportunidad bastante rentable que ayuda a crear beneficios por todas partes. En una granja de Lockerbie (Escocia), se han puesto el trabajo de entender el impacto que generarían en el medio ambiente si las, aproximadamente 40 millones de carreteras en el mundo, estuviesen construidas a base de plástico. La propuesta del ingeniero Toby Mccartney, consiste en reemplazar el betún que sirve como material de adhesión del asfalto por gránulos de plástico reciclable.

Por el momento, la ingeniosa apuesta ha sido aplicada por dos ayuntamientos ingleses quienes ya han empezado a construir carreteras con este nuevo asfalto.