Elefantes africanos en peligro de extinción por caza ilegal

Unsplash

Elefantes africanos en peligro de extinción por caza ilegal

13 de mayo del 2019

En el último siglo la población de elefantes africanos ha sido gravemente reducida. Ha pasado de los doce millones a tan solo 400.000 ejemplares. La caza furtiva para comerciar con su marfil continúa siendo un problema a pesar de haber sido prohibido hace más de dos décadas.

Una nueva evaluación realizada por la Convención Sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), confirma que la caza continúa amenazando la supervivencia a largo plazo de esta especie de mamíferos.

El programa de monitoreo mide los niveles de caza ilegal, a través de un cálculo que divide la cantidad de animales encontrados abatidos furtivamente por el número total de cadáveres hallados por patrullas u otros medios. Cuando el número se eleva a más de 0,5 quiere decir que murieron más elefantes a causa de la caza ilegal que por otras razones.

En 2011, el cálculo ascendió a 0,77, cuando un 10% de los elefantes africanos estaban siendo asesinados ilegalmente. Desde entonces se ha reducido hasta alcanzar 0,53 en 2017. Sin embargo, en 2018, se mantuvo relativamente sin cambios.

Este nivel de caza ilegal es un motivo de preocupación, ya que incluso en las poblaciones de elefantes bien establecidas y protegidas, la tasa de mortalidad es mayor que la de natalidad. Muchas poblaciones de elefantes africanos son pequeñas, están fragmentadas y no están bien protegidas, lo que las hace aún más vulnerables a la caza furtiva. Y mientras los niveles se mantienen por encima de 0,5 en África, la cantidad de elefantes africanos en otros países también continúa disminuyendo.

Últimas estadísticas por regiones
En el este de áfrica: La cifra del monitoreo incrementó de 0,23 en 2017 a 0,32 en 2018. El descenso en 2017 se atribuye a la sequía en Kenia, que afectó el Área de Conservación Tsavo y los sitios de Samburu-Laikipia. La sequía puede aumentar el número de muertes por causas naturales, reduciendo así la cifra a pesar de que no haya cambios en las tasas de matanza ilegal subyacentes.

  •  En el sur de África: El índice aumentó entre 2016 y 2017 y permaneció sin cambios en 2018.
  • En centro de África: Los niveles continúan bastante altos llegando 0,73 en los pasados tres años.
  • En el oeste de África: Los niveles de caza ilegal bajaron de 0.75 en 2017 a 0,46 en 2018.
Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO