Descubren rana que canta como una cabra

25 de julio del 2018

Un nuevo descubrimiento resaltó el Instituto Humboldt, luego de dar a conocer que en las tierras del Valle Medio del Magdalena de Colombia existe una rana que tiene una particularidad, canta como una cabra. La nueva especie es conocida como Scinax caprarius, cuya descripción se hizo a partir de diez machos adultos, los registros la […]

Descubren rana que canta como una cabra

Un nuevo descubrimiento resaltó el Instituto Humboldt, luego de dar a conocer que en las tierras del Valle Medio del Magdalena de Colombia existe una rana que tiene una particularidad, canta como una cabra.

La nueva especie es conocida como Scinax caprarius, cuya descripción se hizo a partir de diez machos adultos, los registros la ubican en los bosques subandinos en el Valle Medio del Magdalena, un área geográfica de ambientes heterogéneos que involucran franjas longitudinales de bosques subandinos, selvas húmedas tropicales hasta bosque seco tropical.

La novedad de esta nueva especie de rana endémica descubierta en Colombia radica en un sobresaliente canto similar al balido o sonido que emiten las cabras; así mismo en sus huesos verdes, tonos café rojizo e incluso dorado en la parte superior del cuerpo, y también en sus manchas irregulares en la superficie trasera del muslo.

Esta rana de hábitos nocturnos abunda, por lo general, durante la estación lluviosa. Tiene preferencia por microhábitats de vegetación arbustiva aledaña a aguas estancadas, como pequeñas lagunas naturales y acumulaciones acuáticas artificiales.

La rana debe su nombre al canto que emiten los machos de esta especie, similar al sonido de las cabras. En cada entonación, este anfibio emite de 4 a 7 notas con una duración individual de entre 4 y 8 segundos, indicó el Instituto Humbolt. Siempre ocultos, vocalizan a una distancia de entre 0,1 y 0,5 metros de altura del suelo, en la vegetación arbustiva que circunda estanques y lagunas.

Este vertebrado ha sido propuesto en la categoría (LC) de la UICN debido a que hasta el momento, y tras estudios realizados, no hay evidencia de reducciones en las poblaciones analizadas, a pesar de que en sus hábitats son comunes las actividades humanas.

Además de ser las primeras habitantes de la Tierra, poseer riqueza en colores, formas y tamaños, tener comportamientos bastante extraños e interesantes, habitar montañas o desiertos y soportar climas extremos, las ranas controlan plagas, sirven de alimento a serpientes, murciélagos, primates, comadrejas, arañas, tarántulas o aves, son potenciales portadoras de cura para enfermedades humanas, gracias a los químicos presentes en su piel, y las primeras indicadoras de que algo va mal en un ecosistema.

“Que hoy Scinax caprarius represente una preocupación menor para los científicos en Colombia no significa desentenderse en su estudio, por el contrario exige un monitoreo constante con el fin de mantener la estabilidad y supervivencia de la especie que se podría ver afectada, a futuro, por causa de la presión actual que ocasionan las actividades humanas”, aseguró el instituto en un comunicado.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO