El agua triunfa sobre el oro en El Salvador

Foto: Shutterstock

El agua triunfa sobre el oro en El Salvador

31 de marzo del 2017

El Salvador se convirtió en el primer país del mundo en prohibir la minería metálica por motivos ambientales.

La medida se aprobó con 70 votos de los 84 diputados del Congreso, al considerar que es una práctica que genera múltiples consecuencias negativas en el medio ambiente y la salud de las personas

“La presente ley tiene por objeto prohibir la minería metálica en el suelo y subsuelo del territorio de la República”, señala el artículo 1 de la norma.

Esta prohibición a la minería metálica incluye el uso de químicos tóxicos (como cianuro y mercurio) y la exploración, extracción, explotación y el procesamiento, sin importar si se realiza a cielo abierto o subterráneo. La ley anula todos los expedientes de licencias mineras en trámite  y les da un plazo de dos años a los mineros artesanales para que coordinen con el Estado para transformar sus actividades a otras más sostenibles.

Además, el Congreso ordenó el cierre de minas metálicas y coordinar con el Ministerio de Medio Ambiente para subsanar los daños causados por las minas y restaurar un ambiente sano.

Tras esta decisión, miembros de organizaciones ambientalistas celebraron la decisión con carteles con mensajes de “no a la minería, sí a la vida”. “Nos aseguramos la vida, nos estamos asegurando el bienestar de todo un país evitando el ingreso de una industria voraz y altamente contaminante”, declaró Ricardo Navarro, director ejecutivo del ambientalista Centro Salvadoreño de Tecnología Apropiada (CESTA), a los medios.

Twitter/@no_mineria_sv

Twitter/@no_mineria_sv

Para el líder de Aliados Internacionales contra la Minería en El Salvador,  “esta es una victoria para las comunidades que, durante más de una década, se han organizado implacablemente para mantener a las empresas mineras fuera de sus territorios. La prohibición garantiza la viabilidad ecológica a largo plazo de un país ya considerado uno de los más vulnerables ambientalmente en el mundo”.

Sin embargo, la minería metálica estaba prácticamente detenida desde el año 2008, luego de que el presidente Elías Saca decidiera que no se otorgarían más permisos de extracción  hasta que se realizara un diagnóstico medioambiental.

El detonante

El país más pequeño del continente esconde más de 400 toneladas de oro, según estimaciones de la empresa canadiense Pacific Rim. Sin embargo, El Salvador también es el país centroamericano con más reservas de agua contaminada y mayores niveles de daño ambiental. Por esto, funcionarios, ambientalistas, académicos y la Iglesia Católica se unieron para combatir en contra de la minería metalúrgica, luego de el Gobierno le ganara la batalla a la compañía minera Pacific Rim en 2016.

La minera estaba realizando prospecciones en el Departamento de Cabañas con una inversión de 77 millones de dólares, pero cuando iban a comenzar con la extracción, el gobierno de San Salvador le negó el permiso necesario.

Twitter/ @gpfmln

Twitter/ @gpfmln

Ahí comenzó un arbitraje legal, puesto que Pacific Rim se acogió a las cláusulas de protección del Tratado de Libre Comercio CAFTA y demandó a El Salvador por daños y perjuicios en el 2009, solicitando una indemnización de 300 millones de dólares. Por su parte, el gobierno salvadoreño argumentó que la empresa no cumplía con las obligaciones medioambientales y presentó estudios de inviabilidad. En octubre de 2016,  la Corte de Arbitraje del Banco Mundial en Washington le dio la razón al país y le ordenó a la compañía reembolsar ocho millones de dólares.

“El caso de El Salvador es particularmente serio. Casi no queda agua limpia en el país”, afirmó Lynn Holland, profesora de investigación en el Consejo de Asuntos Hemisféricos.

Se estima que el 90% de las aguas superficiales en El Salvador se encuentran contaminadas por químicos tóxicos, metales pesados y desechos. Según un estudio del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales en El Salvador, sólo el 5% del agua superficial en El Salvador está calificada como buena.

De igual manera, el 95% de esa agua está calificada de regular a pésima y ningún cuerpo de agua es catalogado como de excelente calidad.

Guillermo Mata, diputado salvadoreño, también ha recordado que un estudio del Ministerio de Medio Ambiente que concluyó que la minería metálica “puede incrementar la vulnerabilidad del territorio y atenta contra el medio ambiente y la buena salud de las personas”.

De igual manera, el suministro de agua en El Salvador se ha convertido en una gran dificultad, sobre todo durante la época seca y la minería sólo ha empeorado la situación.