El cocodrilo del Orinoco, una especie en vía de extinción

6 de julio del 2017

La vida de los animales como el cocodrilo del orinoco o caimán llanero debe ser preservada para evitar que la especie deje de existir en un futuro.

El cocodrilo del Orinoco, una especie en vía de extinción

El cocodrilo del orinoco o caimán llanero se encuentra en vía de extinción y es una de las especies más amenazadas en Colombia. Solo el 10,8% del hábitat adecuado para este animal dentro de la sabana del Orinoco se encuentra protegido.

Es un cocodrilo del orinoco (Crocodylus intermedius),  el cual puede llegar a medir más de seis metros de longitud, a veces es  normal ver ejemplares machos de cinco metros que pesan 430 kg. Sin embargo, las hembras son más pequeñas, debido a que miden tres metros de media y pesan tan solo 200 kg.

Su posible futura desaparición se atribuye a causas como la caza para el uso comercial de su piel, extracción de los huevos para el consumo y el uso de redes de pesca que pueden atraparlos de manera accidental y mueren enredados.

Lea también: Distrito liberó a 85 animales silvestres en el Meta

Los departamentos identificados como los adecuados para la conservación de la especie por metro cuadrado son Arauca (856km2), Casanare (2200 km2), Vichada (2955km2) y  Meta (1805 km2).

El Modelo de Distribución de Especies (MDS), recogió mediante una investigación variables ambientales relacionadas a las amenazas y oportunidades que tiene el  cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius) para sobrevivir.

Para ello el (MDS) buscó esas áreas de distribución para mejorar las condiciones especiales en el desarrollo de la especie y que sea una población saludable, además de que el lugar se convierta en un refugio.

Lea también: China prepara la primera ‘ciudad verde en el mundo’

Se ha hecho necesario habilitar esos espacios, debido a que la actividad humana está acabando con la vida de esta especie y como consecuencia de la presencia de grupos armados que han degradado el hábitat de este animal.

Cabe resaltar que las acciones de conservación que se han realizado, son efectivas, Sin embargo, quedan muchas zonas por trabajar. Adicionalmente, es importante tener en cuenta que la Sabana del Orinoco es una región de alta prioridad  para  la protección, está catalogada como una zona ‘vulnerable’, porque el paisaje se ha transformado.

El proyecto continúa en camino para que sea ejecutado de la mejor manera y de ese modo evitar que ya no quede rastro de la especie. La implementación de conciencia para los habitantes de cada zona ha sido fundamental para que las personas ayuden a proteger estos animales.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO