El medio ambiente vs. El Conflicto Armado

PxHere

El medio ambiente vs. El Conflicto Armado

6 de noviembre del 2017

Hoy se celebra el día internacional sobre la prevención de la explotación del medio ambiente en la guerra y el conflicto armado.

La asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha declarado el 6 de noviembre como un día para crear conciencia y actuar sobre una problemática presente en la sociedad, el medio ambiente afectado o vulnerado por las guerras y los conflictos armados, que suceden en ciertos países africanos, del medio oriente o países de latinoamericanos como Colombia, entre otros.

A esto, la ONU, llama a todos los gobiernos a establecer medidas reglamentarias que protejan o desarrollen los espacios orgánicos y naturales que han quedado destruidos parcialmente o en su totalidad, tras el paso de la mano violenta del hombre. Lo que termina en la pobreza de diversidad y recursos naturales alrededor del planeta.

Esta decisión se ha tomado a causa de que el conflicto armado además de ser condición de inestabilidad social y responsable de una taza mortal en números altísimos, también deja un rastro de exterminación en ecosistemas, con su propia fauna y flora. El tema se va complicando cuando se conecta con las consecuencias de las personas que habitan en zonas aledañas, porque de estos recursos se alimentan o trabajan, adquiriendo enfermedades cutáneas, respiratorias o relacionadas con la digestión, todo esto provocado por las técnicas militares usadas en combate.

Asimismo, las guerras políticas y civiles, con sus armas nucleares, biológicas y químicas, dejan una estela de devastación, consumiendo la vida, por ejemplo, la deforestación y desertificación es uno de los males que más aquejan en estas sociedades.

Al no ser salvaguardados y protegidos, los recursos naturales entran en una etapa crítica, ya que la contaminación causada deja un rastro con secuelas, que según su tiempo y extensión, durarán por un gran número de años, así lo exponen especialistas en la materia.

Es tarea de los gobiernos, no solamente preocuparse de lo social, pero también del entorno natural, que en muchas ocasiones, representa un gran foco en la economía de cada país.