En el futuro las ciclorutas sí serán rentables

En el futuro las ciclorutas sí serán rentables

9 de septiembre del 2017

La construcción de la red de carriles bici para el año 2032 tendrá una rentabilidad socioeconómica del 130%, es decir, podría generar unos 550 millones de euros para la ciudad, así quedó demostrado en un estudio realizado por la Universidad de Sevilla, con en algo más de 1.900 encuestas realizadas a ciclistas.

Este trabajo es la primera evaluación económica a largo plazo que se realiza sobre la adopción de estas políticas por parte de la ciudad española. Concretamente se basaron en la construcción de carriles bici en 2006, hasta 25 años después de su puesta en marcha, en 2032.

Tambié tuvieron en cuenta los costos de construcción y mantenimiento de las infraestructuras, pensando la accidentalidad vial, debido a los accidentes entre ciclistas con peatones y automovilistas.

Los resultados sobre los costos, reflejan beneficios económicos indiscutibles, como el ahorro en los costos de uso y mantenimiento de vehículos a motor; la disminución de la mortalidad como consecuencia del incremento en el ejercicio físico; el valor monetario del ahorro del tiempo y la disminución de las emisiones contaminantes.

Según los expertos, estos beneficios serían mayores en la medida que se tenga en cuenta, que en la ciudad habría una reducción en los niveles de ruido y congestión.

El profesor de Economía de la US, José Ignacio Castillo Manzano, señaló: “estamos hablando de una tasa de rentabilidad social extraordinaria, frente a lo que se ha obtenido en inversiones en infraestructuras de transporte general, y urbano en particular, en la historia reciente de nuestro país. Además, se ha optado por un enfoque muy conservador que, probablemente, ha subestimado la rentabilidad de esta política”.

Sin embargo, el docente destacó que a parte de una buena red de carriles bici, esta apuesta debe venir acompañada por nuevas inversiones, no sólo de mantenimiento, sino también que favorezcan el cambio modal, facilitando la forma de dejar la bicicleta en lugares seguros.