A Colombia le urge definir espacios biológicos prioritarios

10 de noviembre del 2017

Para el profesor Uwe Fritz, director del Instituto de Investigación Senckenberg de Alemania, la mayor amenaza para los hábitats de flora y fauna son los seres humanos, ya que en los últimos 50 años la población se ha triplicado y “necesitamos más recursos y más espacio para vivir”. Según el experto, invitado a la Universidad […]

flora y fauna

Para el profesor Uwe Fritz, director del Instituto de Investigación Senckenberg de Alemania, la mayor amenaza para los hábitats de flora y fauna son los seres humanos, ya que en los últimos 50 años la población se ha triplicado y “necesitamos más recursos y más espacio para vivir”.

Según el experto, invitado a la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) a dictar la conferencia “Las tortugas hicoteas en Sudamérica”, la minería y la deforestación, entre otros factores, son problemas que se deben atacar, pero la verdadera amenaza está en no reconocer a tiempo los espacios ricos en biodiversidad de la Nación.

Por eso afirma que “Colombia es un tesoro para el mundo, y una muestra de ello es que gracias a las recientes expediciones se están conociendo nuevas especies de gran valor para la ciencia, como por ejemplo serpientes y ranas”.

Así mismo señala que una de las maneras de identificar espacios sostenibles por su biodiversidad es por sus comunidades: “en mi visita al Amazonas vi una comunidad indígena que realizaba un plan ecoturístico en el que los visitantes iban al bosque, y gran parte del dinero recaudado por los nativos quedaba en sus manos. Esto evidencia el valor económico del hábitat como está, sin transformarlo. Lo importante es identificar las zonas sostenibles de las regiones”.

Por la Ley 165 de 1994 Colombia está suscrito al Convenio de Diversidad Biológica, en el cual se formuló la Política Nacional de Biodiversidad y se adquirió el compromiso de conformar y consolidar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas que actualmente protege 59 “parques naturales”.

Interés por Colombia

El investigador Uwe Fritz considera que Colombia se enfrenta a un gran reto porque seguramente las regiones que nunca fueron exploradas tienen un gran valor en biodiversidad.

Los desarrollos del Instituto de Investigación Senckenberg están dirigidos al medioambiente, la ecología, fauna, flora y topografía de los diversos climas que aquí conviven, además de la riqueza biológica con la que se ha gestado el país desde hace siglos, porque esta ayuda a entender los fenómenos biogeográficos de América Latina.

Convenios U.N – Senckenberg

Hace un año, la U.N. y el Instituto Senckenberg celebraron un convenio que contribuye a abrir el espectro para conocer mejor el talento investigativo que tiene el país.

El directivo comenta que ellos conocen los procesos formativos que realiza la U.N. en sus sedes, a los que consideran de muy buena calidad, pero que en temas doctorales hay algunos vacíos tecnológicos que retrasan los grandes descubrimientos.

“Lo que ofrece Senkenberg es continuar y apoyar la carrera académica, para que los investigadores aprendan técnicas que en el país no son muy fáciles de ejecutar y que cuando tengan ese conocimiento puedan colaborar en proyectos conjuntos, bilaterales, teniendo acceso a sitios de muy alta diversidad y transferencia de tecnología”, agrega el profesor Fritz.

Esta es una oportunidad para que los estudiantes aprendan de varias disciplinas y aporten en investigaciones, de manera que puedan cooperar en el desarrollo de las regiones.

Con información de Agencia Universidad Nacional.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO