“Redes Fantasma”, un asesino de la fauna marina

9 de noviembre del 2019

Las redes plásticas de pesca abarca el 10% de la contaminación de plástico en los océanos

“Redes Fantasma”, un asesino de la fauna marina

Greenpeace

En un estudio revelado por Greenpeace señala que alrededor de 600 mil toneladas de redes de pesca plásticas son abandonadas o perdidas en los océanos.

“Las Redes Fantasma” abarcan alrededor de un 10% de los plásticos que contaminan el mar, con un aproximado de 640.000 toneladas, esto producto de sus dueños que por olvido la extravían o la tiran al agua sin considerar las consecuencias.

Estas redes están abarcando un rango muy amplio del piélago, como también de las profundidades asesinando de manera desmesurada la fauna marina. Se comprende que estos plásticos son equivalentes a más de 50.000 autobuses de dos pisos.

Lea también: Festival de Historia, un evento con responsabilidad social

El informe es de acuerdo a la expedición que está desarrollando la organización, ‘De Polo a Polo’, una travesía que se está llevando a cabo desde el Ártico hasta la Antártida. En estos momentos se encuentran en el Monte Vema, una montaña submarina que sirve como fuente de gran biodiversidad en el Atlántico, Este lugar se encuentra a 1.000 kilómetros de la costa de Sudáfrica.

“Mucho tiempo después de su vida útil, las redes de pesca siguen matando y mutilando la vida marina y contaminando incluso ecosistemas remotos como el monte submarino Vema. Es bastante macabro ver el legado de la pesca destructiva en un lugar tan remoto como este”, señaló desde el Monte Vema Thilo Maack, vocero de la campaña de Océanos de Greenpeace.

En el informe notifican que las redes utilizadas, aproximadamente un cuarto de las trampas de pesca pasiva (nasas) y más del 25% de todos los palangres (líneas de pesca de varios kilómetros de largo) utilizados, aún permanecen en el mar a la deriva.

Con estos desechos, la vida marina disminuye, además también afecta los hábitats. Greenpeace busca que se implemente medidas estrictas en contra del uso de las redes, también pretende que con un acuerdo se proteja al menos el 30% de los océanos para el 2030.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO