Inglaterra prohibirá el uso de vehículos con gasolina

Inglaterra prohibirá el uso de vehículos con gasolina

27 de Julio del 2017

Luego de la publicación de un reciente informe por parte del Instituto de Investigaciones sobre Políticas Públicas de Inglaterra (IPPR), en el que manifestaba la preocupación de la comunidad científica europea por el incremento en los niveles de contaminación en Inglaterra, ya que según ellos, esto se está dando por la gran cantidad de vehículos adquiridos en los últimos años, los cuales emiten grandes cantidades de polución.

En su momento, las autoridades inglesas anunciaron que tomarían medidas drásticas para reducir la contaminación y garantizar la salud de sus habitantes. La primera norma anunciada y firmada por el parlamento es la prohibición de vehículos nuevos que funcionen con gasolina y diésel.

Con esta determinación, las autoridades inglesas esperan incentivar el uso y creación de vehículos amigables con el medio ambiente, es decir, que reemplacen el uso de combustibles fósiles por la implementación de energías renovables como la biomasa, hidráulica, geotérmica, eólica, entre otras.

“No podemos seguir utilizando automóviles diésel y de gasolina, no sólo por los problemas de salud que plantean sino también porque sus emisiones significan una aceleración del cambio climático, dañan nuestro planeta y a las generaciones futuras”, afirmó el ministro de Medio Ambiente Michael Gove en un programa de radio de la BBC.

La medida se da luego de que se conocieran que los niveles de dióxido de nitrógeno están por encima de los límites legales en casi el 90% de áreas urbanas de Reino Unido desde el año 2010. Además, se calcula que los humos tóxicos causan casi 23.500 muertes prematuras al año, debido a enfermedades respiratorias que se derivan justamente de la convivencia con todos estos elementos contaminantes.

Es importante destacar, que el Reino Unido es un mercado fundamental para las grandes casas automotrices, ya que en 2016 se registraron más de 2.7 millones de vehículos nuevos, siendo el segundo mercado más importante de Europa, solo detrás de la tradicional Alemania, por lo que el esfuerzo que deberán hacer las grandes compañías deberá ser aún mayor.

Desde el Ministerio del Medio Ambiente de Inglaterra, consideran que con la medida no se va a perjudicar a nadie, ya que dieron un periodo de tiempo considerable para su implementación.