Colombia reglamenta disposición del aceite de cocina

17 de marzo del 2018

Se busca evitar la contaminación de los recursos hídricos del país.

Colombia reglamenta disposición del aceite de cocina

Con la implementación de la Resolución 316 de 2018 para disponer de manera adecuada el aceite de cocina usado, Colombia da un paso más para cuidar el agua y el medio ambiente.

Esta iniciativa, impulsada por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, le pondrá freno a la inadecuada disposición de aceites de cocina usados en el país, los cuales han generado impactos negativos, especialmente para los recursos hídricos, el suelo y la salud humana.

La resolución incluye el manejo que deben hacer los productores, distribuidores y comercializadores de aceites vegetales comestibles, generadores (industriales, comerciales y servicios) y gestores de aceite de cocina usado (ACU), que realizan actividades de recolección, tratamiento y aprovechamiento dentro del marco de la gestión y cumpliendo con los requerimientos de la normativa vigente.

Willer Guevara Hurtado, viceministro de Políticas y Normalización Ambiental, anunció que con esta idea se busca dar un mejor uso de los aceites usados y mirar una nueva fuente de ingresos económicos.

“Este Gobierno se ha interesado en mirar la optimización en el manejo de los residuos bajo un modelo de economía circular, por eso esta resolución fomenta el aprovechamiento del aceite de cocina usado como insumo para la producción de nuevos productos como biodiesel; aditivos de caucho; en la industria oleoquímica. Es decir, lubricantes, detergentes y tintas para artes gráficas, entre otras”, manifestó Guevara.

Y es que según señaló el Ministerio, si en Colombia se impulsa la producción de biodiésel a partir del aceite de cocina, se podrían reducir las emisiones de gases efecto invernadero del sector transporte en un 8%, ya que por cada litro de aceite vegetal usado que se convierte en biodiesel, se logra un reducción de 2.5 kg de CO2 a la atmósfera.

Según estadísticas de Asograsas, en 2014 en Colombia se comercializaban más de 165 millones de litros de aceite vegetal comestible al año, de los cuales se estimó que la tercera parte se convirtió en desecho, lo que produjo un impacto mayor no solo a nivel ambiental, sino además en la salud de la población.

El Ministerio explicó que estos aceites al ser vertidos en cuerpos de agua afectan su capacidad de intercambio de oxígeno y alteran el ecosistema, a nivel urbano, al ser vertidos en las alcantarillas obstruyen las redes y ocasionan dificultades en la disposición y sobrecostos a las Plantas de Tratamiento.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO