La tragedia infantil que deja la contaminación

La tragedia infantil que deja la contaminación

6 de Marzo del 2017

Alrededor de 1.7 millones de niños mueren todos los años a consecuencia de la contaminación y de enfermedades que pudieron ser prevenidas, asegura la Organización Mundial de la Salud.

Además, la OMS reportó que una de cada cuatro muertes de niños menores de cinco años se da por culpa de la polución en el aire y el agua insegura.

“Un medio ambiente contaminado es mortal, especialmente para los niños y niñas pequeñas, ya que el desarrollo de sus órganos y sistemas inmunes, así como su tamaño del cuerpo y de las vías respiratorias les hacen más vulnerables al aire sucio y al agua”señaló Margaret Chan, directora de la OMS en un comunicado.

Según un informe de la OMS, cada año 570.000 niños y niñas menores de 5 años mueren por infecciones respiratorias, como neumonía, debido a la contaminación del aire. De la misma forma, 361.000 menores han fallecido por culpa de la diarrea por falta de acceso a agua potable, saneamiento e higiene; 200.000 menores de cinco perecen por culpa de la malaria, ya que las aguas no canalizadas contribuyen a mantener al mosquito que transmite la enfermedad; otros 200 mil han fallecido por envenenamiento, caídas y ahogamientos.

¿Cuál es la relación entre la contaminación y las enfermedades?

El informe también señala varias de las causas de estas enfermedades. Por un lado, indica que “una gran proporción de las enfermedades diarréicas están causadas por patógenos oro-fecales que pueden evitarse a través del acceso a un agua segura y adecuada para su ingesta, el establecimiento de unas condiciones higiénicas y sanitarias apropiadas y el abandono de la defecación al aire libre”.

Por otro, resalta que la contaminación del suelo (por plomo y agentes tóxicos) es una de las causas más importantes de envenenamiento, trastornos neurológicos, endocrinos o de desarrollo.

Del mismo modo, el aumento de temperaturas y niveles de dióxido de carbono, la contaminación del aire, el humo de tabaco y la humedad, están aumentando los niveles de polen y, consecuentemente, los casos de asma en los menores.

Los residuos eléctricos y electrónicos también se han convertido en un riesgo para los niños, ya que liberan una serie de toxinas que pueden generar daño pulmonar, cáncer e, incluso, reducir el coeficiente intelectual.

La directora del departamento de Salud Pública, Medio Ambiente y Determinantes Sociales para la Salud de la OMS, María Neira, resaltó la importancia de eliminar y contrarrestar los riesgos para los pequeños para su salud: “Un entorno contaminado es una carga pesada para la salud de nuestros hijos y hijas”.

Vulnerabilidad

El informe de la OMS indica que el peligro puede comenzar desde el embarazo y aumentar el riesgo a un nacimiento prematuro. Después de ello, la contaminación del aire puede causar el riesgo de neumonía y asma; incrementar la posibilidad de sufirir enfermedades del corazón y cáncer.

La OMS también anunció que la contaminación en el aire está incrementando en un ritmo alarmante y descubrió que casi el 90% de los niños vive en lugares donde la contaminación exterior supera los límites establecidos por la organización y alrededor de 300 millones de menores viven en lugares con contaminación extrema del aire, con niveles hasta seis veces más altos de los establecidos.

Las recomendaciones de la OMS

“Es necesario invertir en la eliminación de los riesgos ambientales como, por ejemplo, mejorando la calidad del agua y promoviendo el uso de combustibles más limpios”,declaró María Neira.

La OMS ha recomendado utilizar combustibles limpios en los hogares, eliminar materiales de construcción inseguros, como las pinturas de plomo, promover una buena nutrición y saneamiento adecuado. Además, ha hecho un llamado porque se garantice el acceso al agua potable y sistemas fiables de electricidad.

Asimismo, aseguran que abordar el reciclaje de residuos eléctricos ayudará a reducir la exposición de los niños a toxinas.

Por último, la OMS resalta la importancia de crear más espacios verdes, promover el transporte público, reducir el uso de plaguicidas y químicos peligrosos  para reducir las tasas de mortalidad infantil en todo el mundo.