Crean bolsas que se disuelven en el agua

28 de julio del 2018

Costarían lo mismo que una bolsa plástica.

Crean bolsas que se disuelven en el agua

Plastic Bag adrift in Ocean, Ambon, Moluccas, Indonesia

Una de las principales batallas medioambientales que se están librando en el mundo es contra el uso excesivo de plástico. Este producto tiene un proceso de descomposición muy lento, en algunos casos puede tardar más de doscientos años, y no se reintegra al ciclo del carbono pues su composición química no cambia, además, suele terminar en el agua, lo que está acabando con los ecosistemas marinos.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cada año se producen en el mundo más de trescientos millones de toneladas de plástico y se calcula que trece millones de toneladas terminan en el océano. Lo más preocupante es que esta cifra está en aumento, pues todavía no se ha generado una conciencia colectiva para dejar de consumir innecesariamente este material.

Para ir más allá de las campañas cuyos resultados han sido insuficientes, una empresa chilena decidió combatir contra esta problemática desde la industria. Dado que por simple motivación individual los consumidores no desincentivan el uso de bolsas, crearon un material que cumple con las mismas características de las bolsas plásticas y tienen casi su misma consistencia, pero al ser sumergida en el agua se desintegra.

Estos empaques hidrosolubles son producidos por Solubag y se plantea que tengan mejores resultados ya que sus costos de fabricación compiten con los del plástico, convirtiéndose en una alternativa viable para las empresas.

Casi el 40% de plástico que se produce en el mundo es para fabricar empaques, dice la ONU. Para dimensionar mejor el problema Antonio Guterres, secretario general de esta organización, utilizó esta comparación: “Los microplásticos en el mar ahora son más que estrellas en nuestra galaxia” y señaló que si se mantiene la tendencia para dentro de treinta años habrá más plástico que peces en el océano.

Bangladesh fue el primer país en prohibir el uso de plástico, en 2002. Hoy son catorce los que lo prohíben, pero muchos otros implementan políticas públicas para combatir el consumo.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO