Liberan caimanes llaneros para preservar la especie

Liberan caimanes llaneros para preservar la especie

19 de noviembre del 2017

Cormacarena y la Universidad Nacional, con la supervisión del ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, liberaron 15 ejemplares del caimán llanero o caimán del Orinoco en el río Manacacías en el municipio de Puerto Gaitán (Meta), con el propósito de garantizar el ciclo de vida de estos reptiles.

El director de Gestión Integral del Recurso Hídrico del Ministerio de Ambiente, Jairton Díez comentó: “El recurso hídrico es la base para la supervivencia de la fauna de esta región, que estamos ayudando a proteger con acciones como esta en el río Manacacías”.

Los caimanes tienen un tamaño que varía entre 1.70 y 3.30 metros y un peso que va entre los 150 y 220 kilos.

Actualmente el caimán llanero es una especie endémica de la región del Orinoco que está catalogado como un animal en riesgo crítico.

El Ministerio de Ambiente estableció que era prioritario un plan estratégico para recuperar y preservar la vida de este animal, que es considerado como una de las especies focales de los ecosistemas acuáticos de la región de la Orinoquía. 

Según Betsy Barrera, directora de Cormacarena, el caimán llanero representa una especie emblemática de la región, famosos principalmente por su rol como regulador de poblaciones de peces y fuente de alimento para especies de vertebrados como peces, reptiles y aves.

Fueron liberados tres machos y 12 hembras que habían nacido en cautiverio y quienes estaban aptos para su reintroducción en la vida silvestre. Los ejemplares desembarcaron en la parte alta del río Manacacías donde las condiciones son óptimas para que los reptiles puedan sobrevivir y reproducirse.

La acción fue considerada por el Ministerio de Ambiente como un avance en la protección y preservación de la biodiversidad del país, una de las líneas estratégicas en las que trabaja el ministerio para proteger el patrimonio natural del país.

La piel del cocodrilo llanero es altamente cotizada en la industria peletera en el mundo, se dice que entre los años 20 y 50 del siglo XX, los cazadores llegaban a comercializar 2.500 pieles diarias de esta especie.

Para controlar la desaparición del caimán se reguló la caza, sin embargo, otras variables pusieron en riesgo su supervivencia como la expansión de las actividades humanas, la quema de bosques, la caza ilegal y la contaminación de los ríos.

En la actualidad existen menos de 250  caimanes llaneros adultos, por eso, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró en peligro crítico de extinción a la especie.