Indignación por muerte de un puma en Briceño, Antioquia

17 de agosto del 2018

Tanto la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia- Corantioquia-, como la Corporación Autónoma Regional de Caldas- Corpocaldas-, confirmaron la muerte de un puma concolor en el municipio de Briceño, al norte de Antioquia. Las autoridades ambientales de ambos departamentos informaron que la muerte del felino se pudo haber presentado por envenenamiento. Sobre el tema, la […]

Indignación por muerte de un puma en Briceño, Antioquia

Wikimedia

Tanto la Corporación Autónoma Regional del Centro de Antioquia- Corantioquia-, como la Corporación Autónoma Regional de Caldas- Corpocaldas-, confirmaron la muerte de un puma concolor en el municipio de Briceño, al norte de Antioquia.

Las autoridades ambientales de ambos departamentos informaron que la muerte del felino se pudo haber presentado por envenenamiento. Sobre el tema, la subdirectora de Ecosistemas de Corantioquia, Luz Adriana Molina López, en diálogo con Kienyke.com, indicó que el animal “era un puma que fue recuperado por Corpocaldas, en Manizales, y fue liberado en el mes de diciembre con un collar de telemetría, para poder monitorear sus movimientos”.

Además, contó que se conoció la situación desde el pasado 4 de agosto, cuando Corpocaldas le notificó a la entidad antioqueña que el puma había muerto, incluso, entregaron fotografías que confirmaban el deceso del animal. Corantioquia recibió la ubicación del animal, que se encontraba en la vereda El Orejón, en el municipio de Briceño, sin embargo, pese a que se realizaron las pesquisas correspondientes, el cuerpo del felino no apareció.

Debido a su desaparición, las autoridades competentes no pudieron esclarecer, mediante autopsia, la causa de la muerte del puma. Las hipótesis apuntan a que sería un envenenamiento, sin embargo, no se podría asegurar si fue causado por una persona, o si el mismo animal causó su muerte, según informó Molina López.

“Los pumas habitaron todo el territorio nacional, pero al día de hoy solo se tienen avistamientos de este animal en Chocó, Antioquia, Córdoba, Magdalena y hacia la zona de la Orinoquía y Amazonía” Luz Adriana Molina López

El ejemplar, considerado el segundo felino más grande de América después del jaguar, había sido detectado en el parque de La Enea, de la capital caldense, y tras ser sometido a una rigurosa recuperación por parte de la corporación ambiental, fue liberado por tratarse de una especie silvestre no apta para permanecer en cautiverio.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO