Políticas para la conservación de bosques

Políticas para la conservación de bosques

22 de abril del 2018

Con la firma del primer acuerdo de compraventa directa de créditos de carbono en Colombia entre comunidades étnicas y una empresa privada, se podrán conservar 700.000 hectáreas de bosque natural y se evitará la emisión anual de 2 millones de toneladas métricas de CO2, así lo da a conocer el Ministerio del Medio Ambiente.

Esta es una de las medidas con las que el país busca hacerle frente a los desafíos del cambio climático y que se suma a otras que ha impulsado el gobierno Santos, como la Política Nacional de Cambio Climático, aprobada a finales de 2016 y que propone un enfoque sectorial y territorial para promover la resiliencia y el desarrollo bajo en carbono.

“Este marco de política articula estrategias en las que el país ya venía trabajando con antelación como el Plan Nacional de Adaptación, la Estrategia Integral de Control a la Deforestación y Gestión de Bosques en Colombia y la Estrategia Colombiana de Desarrollo Bajo en Carbono, entre otras”, dijo el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Luis Gilberto Murillo.

El ministerio indicó que para implementar esta Política, el país se viene fortaleciendo, en el marco del Sistema Nacional de Cambio Climático (SISCLIMA), dando los primeros pasos para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París en la mitigación de Gases Efecto Invernadero. Este año la Corte Constitucional avaló la Ley que ratifica dicho acuerdo.

Dado que el cambio en el uso del suelo y la deforestación son una de las mayores fuentes de emisiones de Gases Efecto Invernadero para el país, Minambiente también impulsa medidas en este sentido, que incluyen el impuesto al carbono, convirtiendo a Colombia en el tercer país latinoamericano que incorpora un instrumento de este tipo. Los 32 departamentos y 29 de sus capitales incluyen el cambio climático en su plan de desarrollo; además, se creó el Sistema de Monitoreo de los Bosques y el Carbono.

Adicional a los bosques, existen diversos ecosistemas estratégicos con los que cuenta el país como 37 complejos de páramos, que suman cerca de 3 millones de hectáreas y de los cuales se han delimitado 30. Su delimitación es el primer paso para su protección y para garantizar sus servicios ecosistémicos, principalmente el abastecimiento del agua.