El hambre está acabando con los pingüinos en la Antártida

Shutterstock

El hambre está acabando con los pingüinos en la Antártida

17 de octubre del 2017

Un reciente estudio realizado en el Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, afirmó que una especie de pingüinos llamada Adelaida se encuentra pasando por uno de los periodos de hambruna más fuertes de su historia debido a por la expansión de la banquisa (hielo marino flotante), fenómeno que ha obligado a los padres a ir más lejos a buscar alimento e impide que lleguen a tiempo de alimentar a sus recién nacidos.

Según las informaciones publicadas por este estudio, desde 2010 de una colonia de 36.000 pingüinos Adelia solo han logrado sobrevivir dos crías, provocando que esta especie se encuentre amenazada y casi que en peligro de extinción en esa zona.

Los Adelaida se encontraban bastante adaptados en el Este de Antártida. Sin embargo, el cambio climático amenaza su hábitat por el derretimiento de los bancos de hielo. Además, las crías pueden soportar bien la nieve, pero no la lluvia, ni mucho menos la escasez de alimentos por lo que constantemente se han visto obligados a migrar provocando que varios fallezcan en el intento.

Luego de que se conocieran las cifras arrojadas por esta investigación, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) solicitó crear un área protegida de casi un millón de kilómetros cuadrados en la Antártida Oriental con el fin de garantizar la supervivencia de esta especie ante las duras condiciones climatológicas que se están presentando en el lugar.

Asimismo, la ONG señala que no basta con crear un área protegida, se debe realizar un trabajo constante en pro de la conservación de esta especie ya que de lo contrario las muertes se seguirán presentando. Es importante tener en cuenta que esto depende de factores como el cambio climático y para esto los movimientos ambientalistas solicitaron que se empiece a hacer estricto seguimiento al acuerdo firmado por más de 194 países en París, en el que se comprometen a tomar medidas para la preservación del planeta.

Por lo pronto, la WWF afirma que la prohibición de la pesca de kril (crustáceos planctónicos que son el principal alimento de los pingüinos) en la zona, eliminaría la competencia y ayudaría a asegurar la supervivencia de las especies antárticas.