¿Qué le hacen las pilas al medio ambiente?

20 de agosto del 2018

Qué le hacen las pilas al medio ambiente y cómo contribuír a que eso no pase

¿Qué le hacen las pilas al medio ambiente?

freepik

Uno de los elementos imprescindibles en la actualidad para todos nosotros son las baterías. Relojes, juguetes, controles remotos y otros aparatos tecnológicos los requieren para su funcionamiento, pero a pesar de su utilidad, son un elemento contaminante y desecharlas de forma inadecuada puede causarle graves problemas al medio ambiente.

Existen varios tipos de pilas y su impacto ambiental depende del material del que estén fabricadas. Las de zinc, por ejemplo, contaminan 3.000 litros de agua, las alcalinas unos 175.000 litros, mientras que las de mercurio aproximadamente 600.000 litros, mucha más agua de la consumida en promedio por un ser humano a lo largo de su vida.

El proceso más común de contaminación con pilas es cíclico. Cuando las baterías se tiran a la basura con los demás desechos terminan en grandes basureros. Estos basureros normalmente dejan los residuos a la intemperie. Con la lluvia y los líquidos segregados por la descomposición de otros elementos la envoltura de las baterías se va desgastando hasta que el mercurio, que es el químico más contaminante, u otros elementos se riegan y se van transportando hasta llegar a fuentes de agua.

A su vez, estas afluentes desembocan en otras más grandes y continúa el ciclo de contaminación. En este proceso los animales expuestos también se contaminan y, sin importar que a ellos pueda no afectarlos directamente, entran en el proceso alimenticio de los humanos.

La tierra que tiene contacto con estos elementos también se contamina por lo que los cultivos producidos en estas zonas tienen cargas dañinas.

Por las dinámicas de consumo impuestas por la industria, las pilas no siempre se pueden reemplazar. Pocas veces se comercializan masivamente productos recargables, de cuerda o que funcionan con otro tipo de energía. Por eso, cuando sea posible adquirirlos se debe hacer para consumir menos baterías.

Otra alternativa para mitigar esta contaminación es el uso de pilas recargables que, aunque sigan siendo contaminantes, por su duración reemplazan la compra masiva de baterías.

Igualmente, en muchos lugares hay puntos destinados a la recolección de baterías usadas. Si tienen el procedimiento adecuado, estas entran en un proceso de reciclaje y se previene la infección producida por contaminantes como el plomo o el cadmio que también le hacen daño al cuerpo y afectan infantes.

Los riesgos de las pilas no son solo después de acabadas, no está de más recordar que no es recomendable ponerlas en lugares calientes o cerca a metales conductores de energía porque también hay riesgo de que estallen.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO