Se recupera la población de manatí antillano en Panamá

Se recupera la población de manatí antillano en Panamá

27 de Agosto del 2017

El manatí antillano, protagonista de #Cienciaalobestia esta semana, es una subespecie de manatí vulnerable a la extinción que se refugia en las aguas del Caribe. Gracias al uso de sonares, los científicos han detectado manatíes hasta en 1.000 ocasiones durante un año a lo largo de más de 2.000 km en un área protegida de Panamá. Las poblaciones de este mamífero marino se ven gravemente afectadas por el uso de redes de pesca y embarcaciones.

Actualmente, las tres especies de manatí que existen en el mundo se encuentran bajo amenazada de extinción. Entre las subespecies de este mamífero marino se encuentra el manatí antillano (Trichechus manatus manatus), localizado en ríos y humedales costeros desde el Golfo de México hasta Brasil, cuya población es muy poco conocida.

Lea también: ‘Planeta Tierra II’, un documental que invita a la reflexión

Según la Lista Roja de Especies Amenazadas, su situación es vulnerable ya que cuenta con menos de 2.500 ejemplares en el mundo y se cree que el 20 % de la población podría desaparecer en las dos próximas décadas si no se aplican medidas eficaces para su conservación.

Debido a que estos individuos viven en aguas turbias e inaccesibles, la estimación de su población resulta complicada (registros históricos, avistamiento de aviones y barcos, etc.). Por ello, un grupo de científicos del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) ha utilizado una nueva técnica para el conteo basada en sonares. Los resultados aparecen en la revista Wildlife Society Bulletin.

“Este estudio es el más completo de su tipo siendo esto vital para la supervivencia de esta especie vulnerable,” asegura Hector M. Guzmán, biólogo marino del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), y uno de los autores del estudio.

El manatí antillano es una subespecie vulnerable debido al reducido número de individuos en el mundo

Guzmán junto a su compañero Richard Conit han sido los primeros en utilizar esta tecnología en el humedal San San Pond Sak (Panamá), donde se considera que habita la mayoría de la población de manatíes antillanos del país iberoamericano.

Hasta 1.000 detecciones de manatíes con ayuda del sonar

En este humedal, reconocido como área protegida desde 1933, los manatíes se ocultan entre oscuras aguas que dificulta su observación. No obstante, Guzmán y Condit escudriñaron casi 2.000 kilómetros de ríos con sus sonares de barrido lateral, detectando más de 1.000 manatíes durante el año de investigación. Así, los científicos estiman que la población estacional varía entre los 2 y los 33 individuos según el mes.

Lea también: La humanidad agotó los recursos naturales anuales del planeta

“Creemos que la población regional podría ser más alta que nuestras estimaciones”, explica Richard Conit

“Tenemos la hipótesis de que la población regional podría ser considerablemente más alta que nuestras estimaciones”, advierte Condit. Lo cierto es que el humedal es solo parte de un área mayor de la costa caribeña con un hábitat adecuado para la conservación de esta especie.

Los manatíes son animales protegidos por ley en Panamá desde 1967. Sin embargo, a pesar de los espacios protegidos y de la creación de planes para su protección, la incidencia de muerte del manatí antillano es de al menos dos individuos al año, normalmente crías.

“Nuestras estimaciones poblacionales indican que, aunque la población parece constante, no se recuperará si los manatíes jóvenes continúan muriendo por colisiones con botes y por el uso ilegal de redes de pesca”, explica Guzmán.

Los investigadores advierten de la necesidad de modificar los límites de las áreas protegidas, así como de cambiar la reglamentación sobre embarcaciones y pesca, principales causantes de la muerte de los manatíes. “Falta una política local activa para proteger a los manatíes. Las autoridades no están prestando atención a las actividades humanas que suceden en estos sistemas fluviales”, concluye el científico.  

Cortesía: Agencia Sinc, la ciencia es noticia.