Reconstruyen vegetación milenaria del Páramo de Berlín

Foto: Santiago David Valle- Universidad Nacional

Reconstruyen vegetación milenaria del Páramo de Berlín

31 de agosto del 2018

El Páramo de Berlín, ubicado entre los municipios de Tona (Santander) y Silos (Norte de Santander) es parte del Páramo de Santurbán. Allí, hace cerca de 27.000 años el clima era frío y húmedo, según lo evidencian los granos de polen de plantas del género Isoëtes y de las familias Asteraceae (entre las que se incluyen frailejones) y Poaceae (pastos), representativas de esos ecosistemas.

El estudiante Santiago David Valle, de la Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo de la Facultad de Minas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, explica que el hallazgo “indica que el sitio de estudio, ubicado a 3.500 msnm, estaba cubierto de vegetación de páramo, la cual descendió hasta unos 2.900 msnm”.

“Miramos hacia el pasado porque no se pueden hacer regulaciones sin comprender todo el ecosistema ni su historia. Acerca de la delimitación, se ha encontrado que la altitud de línea de páramo ha fluctuado poco con respecto a la posición actual: 3.100 msnm”, agrega.

Después de realizar el conteo e identificar 1.200 granos de polen de cada una de las 100 muestras obtenidas, resultó que Poaceae fue la familia de mayor abundancia para el periodo de 27.000 años AP, con 90 %, mientras que para el de aproximadamente 23.000 años AP se registraron otras familias como Cyperaceae y géneros como Plantago, propios de ambientes más secos. Para ese tiempo, la temperatura disminuyó unos 4 °C, por lo que la zona se cubrió de hielo.

En el Páramo de Berlín el Último Máximo Glacial finalizó hace 19.000 años AP. Entre ese lapso y 17.000 años AP se dio un proceso de calentamiento que significó un aumento de unos 2 °C, lo que se notó por el hallazgo de polen de plantas de los géneros Alnus y Podocarpus, de bosque andino, y Alchornea, de bosque subandino.

Cambios de clima y vegetación

La primera etapa de la investigación se basó en la exploración del sitio a partir de fotografías aéreas que facilitaron la elección de una laguna idónea para perforación, en la que se obtuvieron sedimentos cada 50 cm hasta llegar a 3 m de profundidad.

De toda la muestra se tomó 1 cm3, que se depositó en un recipiente de vidrio con pirofosfato de sodio, sustancia para separar arcillas. Luego se le adicionaron ácidos clorhídrico y fluorhídrico para eliminar minerales como carbonatos y silicatos, con el propósito de extraer los granos de polen.

Para el Páramo de Berlín no se había realizado un análisis de los cambios de clima y vegetación durante el Último Máximo Glacial. De hecho, para los estudios existentes de otros sitios del país –basados en la descripción del efecto de los glaciares en el paisaje– se utilizaron herramientas diferentes.

Estos estudios representan un aporte a la delimitación de páramos colombianos, lo que es necesario ante presiones a las que están expuestos dichos ecosistemas. Un ejemplo es la delimitación de 3.100 msnm que hizo el Instituto Alexander von Humboldt para el Páramo de Santurbán, aunque diferentes sectores han expresado su inconformidad por considerar que la decisión afecta sus actividades.

La investigación forma parte de un proyecto que evalúa las variaciones del clima y la vegetación en el Páramo de Berlín con distintos métodos y para otros dos periodos: Tardiglacial y Holoceno.

Con información de Unimedios.

¡Haga clic aquí y conozca en tiempo real toda la información de Colombia y el mundo!