Villa de la Sal, la plaza de mercado que revoluciona Zipaquirá

15 de diciembre del 2017

Un sistema de gestión que facilita las actividades de separación, transporte y acopio.

Villa de la Sal, la plaza de mercado que revoluciona Zipaquirá

UNIMEDIOS.

El trabajo fue adelantado por estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Bogotá, quienes observaron que en esta plaza se producen cerca de diez toneladas de desechos cada semana, y actualmente la manera en la que se gestionan los residuos no estimula su aprovechamiento.

Según explica Laura Alejandra Villamil, estudiante de Diseño Industrial de la U.N., hoy en día no se separan los residuos para su aprovechamiento posterior, sino que, por el contrario, se apilan en un shut de basura, lo que genera malos olores y da un aspecto desagradable de la plaza, que impacta la percepción de los clientes.

Samuel Rivero, otro de los participantes del proyecto, detalla que para desarrollar un sistema de gestión de residuos que respondiera a las necesidades del lugar trabajaron conjuntamente con todos los actores de la plaza para identificar las acciones que se pudieran implementar de manera exitosa.

El primer paso de la propuesta final entregada por los investigadores de la U.N. es fomentar la separación de residuos desde que se generan en cada puesto de trabajo. Para esto establecieron ciertos protocolos según la normativa existente, que define las actividades que se deben adelantar en los diferentes tipos de puestos (frutas y verduras; carnes; pescados; venta de ropa y restaurantes).

“Consideramos que a futuro se deben establecer estrategias de capacitación y sensibilización para que las personas puedan entender la importancia de separar los residuos desde el primer momento en que se producen”, comentó Mariana Castiblanco, estudiante de Diseño Industrial de la U.N.

Así mismo se definieron puntos de acopio centrales en los que se haría la separación de los residuos, los cuales se ubicaron estratégicamente a lo largo de toda la plaza, y por allí pasará una persona todos los días con carros adecuados para recolectar los residuos.

Los martes, que son “el día de plaza” y es cuando hay mayor generación de desechos, esta labor será adelantada por dos personas.

“Se establecieron rutas específicas para evitar que los carros recolectores se crucen con los clientes cuando están comprando o que haya alguna interferencia con las demás actividades de la plaza”, comentó la estudiante Sarah Andrade, participante del proyecto.

Igualmente se constató que es necesario modificar la infraestructura del lugar de acopio temporal (shut de basura) porque actualmente no facilita la separación de residuos y no cumple con la normativa para el control de vectores (ratas y palomas, entre otros).

UNIMEDIOS

César Mora, estudiante de Diseño Industrial de la U.N., agrega que es necesario disponer de una zona adecuada en la que se puedan separar tres tipos de residuos: aprovechables orgánicos, aprovechables no orgánicos (reciclables) y ordinarios.

Los trabajadores de las demás zonas (pescados, carnes, venta de ropa y restaurantes) seguirán llevando sus residuos al centro de acopio, y específicamente para las carnes y pescados mantendrán las alianzas de aprovechamiento que han venido consolidando, ya que residuos como las escamas y las agallas son compradas por personas externas que les dan distintos usos.

Sin embargo –explica el estudiante Mora– hasta ahora esas alianzas eran informales, por lo que se diseñó un formato para formalizarlas y así garantizar que se desarrollen según los parámetros estipulados y de beneficio para toda la plaza.

Los resultados de la investigación y el sistema de gestión propuesto ya se socializaron tanto con el personal administrativo de la plaza como con representantes de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, la Secretaría de Ambiente y la Alcaldía, los cuales se mostraron interesados en implementar las acciones que permitan reactivar el lugar.

Con información de UNIMEDIOS

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO