Basura Fashion

Basura Fashion

6 de junio del 2011

Quince mujeres en situación vulnerable de la localidad de Mártires, en Bogotá, transforman cientos de tapas de las latas de aluminio, consideradas basura, en carteras, monederos, billeteras, collares, chalecos y minifaldas. El resultado son accesorios poco convencionales y ecológicos, donde el protagonismo son las tapas de las latas.

La iniciativa ganó el premio Palo de Agua en 2010 por innovación, y pretende generar una cultura de reciclaje a partir de una tendencia que tiene como origen la moda verde.

Todos los productos tienen en su etiqueta el número de tapas de latas que se están reciclando. Hay piezas que están compuestas por miles.

La Fundación Manos Amorosas es la encargada de promover el proyecto, desarrollado por dos mujeres que tienen en común su gusto por las artesanías, el trabajo social y una dificultad de salud que las llevó a  dedicarse a la elaboración de accesorios con material reciclado desde hace tres años. Dina Sarmiento, quien sufrió un derrame cerebral, y Andrea García, artista plástica que se lesionó el hombro mientras fabricaba esculturas con radiadores, dedicaron su recuperación y potencial a la fundación que nació hace tres años y que acoge a mujeres cabezas de familia estrato uno y dos para darles un trabajo digno y la recuperación de su autoestima. Dina es la encargada de la técnica y Andrea de las bases de los diseños.

Presentación de la Fundación Manos Amorosas.

La idea de elaborar accesorios con tapas de las latas de aluminio nació después de que a las manos de Dina Sarmiento llegó una cartera elaborada con ese material desde Brasil. Ella, quien es amante de las manualidades y artesanías, se dedicó a experimentar el tejido hasta que logró reproducirlo y mejorarlo. Fue el inicio de una idea novedosa que le dio valor a la basura. Con el tiempo se documentó un poco más con algunos libros de los años setenta. De esta manera investigó cómo obtener la materia prima, el tratamiento, la selección, la limpieza y recuperación. Así emprendió el programa que inició con cincuenta mujeres cabeza de familia.

Después de comprobar que el producto no tenía mucha competencia buscaron la manera de comercializarlo. Fue así como llegaron al mercado artesanal de Usaquén. Sin embargo, también venden sus productos a las personas que las contactan en un taller ubicado en el barrio Cedritos. Han exportado algunos productos de forma exclusiva a Estados Unidos y Canadá, como chalecos y minifaldas.

Cada accesorio está elaborado por mujeres en situación vulnerable de la localidad de Mártires.

Como proyecto a mediano plazo está entrar a Europa y abrir la puerta del mercado online. En la actualidad, están elaborando productos para la mesa, como individuales y porta vasos.

Entre 70% y 75% del valor de cada accesorio va para cada mujer. La elaboración de cada uno puede tardar más de treinta horas. Todos se elaboran con la asesoría de Dina y Andrea durante un taller que se hace todos los miércoles en la localidad de Mártires. Cada accesorio es una pieza única, que da valor a los elementos que se consideran como basura y que se desechan de manera descontrolada. Además de ser un objeto lleno de arte y diseño, es un aporte que beneficia a la madre tierra.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO