Con este truco dejará sus tenis relucientes

4 de febrero del 2018

Use bicarbonato de sodio para recuperar la blancura y eliminar malos olores.

Con este truco dejará sus tenis relucientes

Foto: pixabay

El bicarbonato de sodio es útil para muchísimas cosas: con agua y limón, sirve para aliviar la acidez; disuelto en el líquido caliente, es una buena opción para quitar el cansancio en los pies; y una pizca, en el cabello, ayuda a eliminar la suciedad.

Pero uno de sus usos más famosos es el de limpiar los tenis blancos. KIENYKE.COM le explica cómo lo puede usar para mantener su calzado reluciente y listo para acompañar el outfit elegido.

El bicarbonato recupera la blancura de sus tenis

Una simple mezcla de una cucharada de bicarbonato de sodio, media de agua y media más de agua oxigenada es lo que necesita para darle nueva vida a esos zapatos que han tomado un color amarillento tras el uso.

Con un cepillo debe aplicar sobre cada par la pasta en la que se convierten los ingredientes. La esparce sobre todos los zapatos y los deja secar al sol.

Una vez desaparezca la humedad, los choca unos con otros por la suela para eliminar el exceso de producto y los limpia con el mismo cepillo que lo aplicó. De esta sencilla forma, los tenis blancos recuperarán su blancura.

El bicarbonato solo también es una opción ideal para eliminar los malos olores que puede causar un mal secado o el bien conocido pie de atleta.

Los pasos también son muy simples. Únicamente se debe aplicar una cucharada del producto dentro del zapato y dejar que actúe durante unos dos o tres días.

Transcurrido ese tiempo, se retira el exceso de bicarbonato sacudiendo los zapatos en el patio o el lavadero de la casa y se puede disfrutar de un calzado libre de malos olores.

Lo mejor de este ingrediente es que es muy económico, por lo tanto se puede recuperar un buen par de tenis sin invertir mucho dinero y si lo usa para quitar olores desagradables, también te asegura que desaparezcan gérmenes y bacterias, ya que tiene propiedades desinfectantes y antisépticas.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO