El bikini, símbolo del poder femenino

14 de marzo del 2018

El bikini se puede catalogar como la prenda de ropa más polémica de la historia.

Bikini

El bikini se puede catalogar como la prenda de ropa más polémica de la historia. Esta es su historia, desde lo clásico a lo contemporáneo.

Los diseñadores de moda han manifestado que la ropa es un medio para comunicar cosas instantáneamente o dar a conocer más sobre quiénes somos. Partiendo de esta idea, es que se puede encontrar importancia en lo que las personas deciden vestir. El bikini es un ejemplo perfecto sobre cómo las mujeres han decidido hacer lo que les plazca con su imagen, yendo en contra de lo que piensa la sociedad que es aceptable. Este es un breve repaso por la polémica prenda.

Contrario a lo que muchos piensan, el origen del bikini se remonta a varios años antes de cristo, exactamente, algunas pinturas y mosaicos griegos que datan del 1500 a.C, enseñan dibujos de mujeres utilizando dos piezas pequeñas que cubrían los pechos y la entrepierna. Se piensa que ellas utilizaban estas prendas para actividades atléticas.

En Roma, entre los años 285 al 505 d.C, hay varias pinturas que muestran utilizando un traje de dos piezas mientras se ejercitan, lo que es muy similar al bikini que se conoce hoy en día.

Después de la era clásica grecorromana, durante la Edad Media, por razones cristianas, estaba prohibido bañarse o nadar en público. Solamente hasta el siglo XVIII, se empezó a usar una especie de vestido holgado, que iba hasta los tobillos y tenía mangas amplias.

Hasta principios del XIX, se contó con un traje de baño de dos piezas, la superior daba hasta las rodillas y la inferior hasta los tobillos. En la segunda mitad del mismo siglo, en Francia, los trajes empezaron a perder las manos. Por este tiempo se hacían en un material de lana.

Un hito que demuestra la audacia y fortaleza de la mujer es marcado en el año 1907, la nadadora australiana Annette Kellerman fue arrestada en una playa de Boston por estar usando un traje de baño muy ajustado al cuerpo, a pesar de que su largo daba a mitad de los muslos y no enseñaba los hombros, muy parecido al que usaban los hombres por esa época.

Entre las décadas de 1920 y 1930 la gente pasó de solamente nadar a tomar el sol, sobre todo, la mítica diseñadora de moda Coco Chanel puso de moda el estar bronceado y tener una apariencia saludable y atlética. De esta manera, los trajes de baño se hicieron más ajustados, perdieron las mangas y para los treintas, se usaban algunos escotes en la espalda.

Durante el tiempo que duró la Segunda Guerra Mundial, el material para los trajes de baño, naturalmente, se presentaba escaso, por lo que ayudó a que el largo de la prenda mermara. Para la posguerra, se utilizaba un traje de dos piezas, con el interior que empieza por arriba de la cintura, nunca mostrando el ombligo, era muy popular en actrices como Rita Hayworth o Ava Gardner, e incluso, Esther Williams. Era aceptable en ocasiones informales o en la playa, de lo contrario era inmoral.

Para 1946 es que se inventa el bikini como tal, gracias a Louis Réard, porque notó cómo las mujeres de doblaban hacia arriba las orillas de sus trajes de baño para obtener un mejor bronceado, por que decidió crear dos piezas con material mínimo. Pero pronto, el diseño fue considerado de mal gusto e inclusive fue prohibido en varios países europeos y en los Estados Unidos. Solo las mujeres de clase alta aceptaron esta idea.

La verdadera razón por la que el bikini se posicionó como una prenda predilecta en piscinas y playas y aceptada por la sociedad fue con ayuda de las celebridades. La actriz Brigitte Bardot fue una pionera al aparecer usando uno en las playas de Saint Tropez, la Riviera Francesa fue un escenario clave en esta revolución. Luego en 1962, la actriz Ursula Andress, en una escena de la película Dr. No, ella emergía del mar usando un bikini de dos piezas blanco y con cinturón en la tanga, esta escena quedó grabada en la mente de muchas personas.

Así, gracias a diferentes películas y series pusieron de moda el salir a la playa y usar una gran diferencia de esta prenda, incluso, de manera revolucionaria, se utilizó el monokini a finales de los sesenta, mostrando los pechos libremente. De hecho, en 1969, una modelo en Playboy aparecía con un modelo de estos.

Ahora, en la actualidad puede que existan personas que sigan estando en contra del bikini, pero la verdad es que nunca pasará su gracia.

Ver comentarios
KONTINÚA LEYENDO