Bikinis colombianos caídos del cielo

Bikinis colombianos caídos del cielo

14 de agosto del 2011

Agua Bendita es una de las marcas colombianas que más reconocimiento tienen en el exterior. Sus vestidos de baño se caracterizan su exclusividad. Los diminutos bikinis exigen un cuerpo casi perfecto y procuran adornar al máximo la figura femenina. La marca nació en 2003 y hoy se da el lujo de hacer sus catálogos con modelos de prestigio internacional, como la exnovia de Leonardo Di Caprio, Bar Refaeli, el ángel de Victoria’s Secret, Candice Swanepoel, y la exótica Rianne Ten Hakken.

Catalina Martinez y Mariana Hinestroza son las dueñas fundadoras y diseñadoras de la marca. Se conocieron cuando estudiaban diseño de modas en La Colegiatura de Medellín. Fue allí cuando decidieron diseñar vestidos de baño. Con retazos de telas hicieron los primeros bikinis, fabricados de parches de diferentes telas, colores y texturas. Los vendieron entre sus amigas y fueron un éxito.

Buscaron un nombre que mezclara la función del traje de baño y la buena energía de sentirse bendecido. Decidieron nombrar su marca Agua Bendita. Planearon una primera colección que se vendió en las tiendas Pilatos de los principales centros comerciales de Medellín. Se hicieron cuarenta piezas en total y se vendieron el primer día en que se exhibieron.

El estilo inicial de los parchecitos prevaleció y ha sido una de las características principales de la marca. Los apliques y diferentes elementos juegan para que el vestido de baño sea un objeto de diseño y no solo una prenda de vestir. Retazos de telas diferentes, lentejuelas, canutillos cordones, pliegues, boleros y arandelas sobrecargan las pequeñas piezas creadas por las diseñadoras. A veces es difícil pensar que alguien pueda meterse al agua con estos vestidos de baño tan elaborados.

Modelos como Ana Sofía Henao y María Fernanda Yepes han posado para Agua Bendita. Las fotos de sus catálogos son tan populares como sus trajes. Sexy es la palabra que predomina tanto en las modelos como en los diseños. Playas y mucho sol que solo hacen dar ganas de irse de vacaciones. Pero las últimas colecciones han sido diferentes y el crecimiento de Agua Bendita es palpable al ver que sus producciones fotográficas llegan a un nivel de editorial internacional, tanto por la calidad visual como por las modelos de sus campañas y catálogos. La modelo israelí Bar Refaeli, la surafricana Candice Swanepoel, y la alemana Rianne Ten Haken, famosas a nivel mundial, son ahora la imagen de Agua Bendita.

Bar Refaeli salió en la portada de la revista Sports Illustrated bajándose la tanga del bikini un poco más debajo de la cadera. Elle, Vogue, Maxim, GQ y Esquire la han hecho en sus ediciones principales. Su fama subió durante su relación de seis años con el actor Leonardo Di Caprio. Rompieron a comienzos de 2011. La revista GQ nombró a Candice Swanepoel como la modelo más caliente del 2010. Swanepoel es ángel de Victoria’s Secret y el diseñador de modas Tom Ford la ha escogido como imagen de su ropa y ha sido portada de revistas como Vogue, Elle, Esquire y GQ.

Catalina Martínez cuenta que trabajar con ellas implica adaptarse a sus exigencias. Como son celebridades, sus tarifas son muy altas. Los precios son inimaginables por un día de trabajo, que no llega a cumplir ocho horas. Exigen la locación que mejor se les facilite y quieren todas las comodidades. Bar Refaeli, por ejemplo, pide que trabajen en nueva York o Los Ángeles, y quiere que la próxima sesión de fotos sea en Israel.

El proceso empieza con la agencia de modelaje, que decide si aprueba que la modelo trabaje con la marca. Luego la modelo evalúa qué tanto se identifica con los productos de la marca. Sólo se empieza a negocia cuando hay una respuesta afirmativa para ambos puntos. Todo gira en torno al precio, a los usos que se le vayan a dar a las fotos y el tiempo y lugares de circulación. Ellas también deciden con qué fotógrafos y stylers trabajan. Han trabajado dos veces junto a Bar Refaeli y Candice Swanepoel y este año estrenan a Rianne Ten Hakken, quien ha sido imagen de la ropa interior La Perla y varias veces portada de Vogue y Numéro.

El fotógrafo encargado de las imágenes es un colombiano llamado Juan Algarín, y las locaciones de las fotos para el catálogo de 2012 fueron hechas en Salt Flats, Utah, Estados Unidos. Con Bar Refaeli se hicieron en un estudio de Nueva York. Ambas sesiones tardaron dos días. Catalina y Mariana esperan poder trabajar siempre con las mejores modelos del mundo. Han comenzado bien al elegir a estas tres estrellas de las pasarelas y portadas internacionales.